Argentina es uno de los países más históricos de Sudamérica, y lugar de nacimiento de Leo Messi. Hogar de múltiples emigrantes europeos a mediados del siglo XX por la complicada situación que vivía Europa durante la Segunda Guerra Mundial y la posguerra, Buenos Aires se ha convertido en una de las principales ciudades del territorio sudamericano. Visitar la capital argentina es una de las grandes opciones para disfrutar de unas buenas vacaciones. El invierno europeo coincide con su verano y, por tanto, en temporada baja es un muy buen plan para disfrutar del calor argentino.

¿Qué ver en Buenos Aires?

La ciudad de Buenos Aires ofrece numerosos atractivos a los visitantes permitiendo visitar la capital al completo en 4 o 5 días, sin ningún tipo de problema. Incluso, si te quieres limitar a los lugares más emblemáticos solo necesitarás un par de jornadas. La capital de Argentina suele ser el lugar de paso de numerosos turistas antes de desplazarse a otros lugares de la capital albiceleste. Buenos Aires es perfectamente adaptable a visitarla a pie, sin gastar ni un solo peso en los costosos buses turísticos o colectivos.

San Telmo, la Avenida y la Plaza de Mayo junto al Congreso son los principales puntos de Buenos Aires que no hay que perderse por nada del mundo. Partiendo desde la plaza Dorrego, situada en el centro del barrio de San Telmo, podremos disfrutar de un gran ambiente donde el tango y la comida argentina son las grandes protagonistas. Incluso, si somos afortunados de venir en domingo podremos disfrutar de la Feria de San Telmo. De hecho, la feria es tan popular que se extiende hasta la Plaza de Mayo. Junto a la feria se encuentran numerosos anticuarios, cafés y restaurantes entre otros. Recorriendo la calle Defensa, en el mismo barrio de San Telmo, se pueden divisar dos de las iglesias más importantes de la historia de Argentina: la iglesia de San Francisco junto a la iglesia de Santo Domingo. Camino a la Casa Rosada, sede del gobierno argentino, nos puede entrar el hambre y más con el olor al famoso asado argentino y chimichurri argentino. En la zona predominan los restaurantes del tipo español e italiano, dos de las principales nacionalidades que emigraron a lo largo del siglo XX.

La Casa Rosada pone a disposición de los turistas un tour gratuito, con una gran frecuencia de paso con uno cada 20 minutos durante los fines de semana. La visita guiada dura alrededor de una hora, y permite gozar del hogar del actual presidente de la República argentina, Mauricio Macri. Sin embargo, en el centro gubernamental argentino también encontraremos otros lugares de interés como la Catedral Metropolitana, junto al Cabildo de Buenos Aires y el Mausoleo del general San Martín. Siguiendo por la Plaza de Mayo llegaremos al Congreso de la Nación. Compuesto por varios estilos arquitectónicos y desembocando en fantásticas cúpulas, este lugar es ideal para tomar fotografías. Si quiere sentir el aroma argentino, debe parar de forma obligatoria en el Café Tortoni. Este lugar es el favorito de los principales personajes de la historia de Argentina, y obviamente, los más románticos lo disfrutarán.

Tras visitar aquello más de protocolo, como son los edificios históricos y gubernamentales, nos dirigiremos hasta el Teatro Colón, situado muy cerca de la Plaza de la República. Conviene estar temprano porque la demanda es alta, en una visita que suele durar una hora. También se puede aprovechar para visitar el obelisco de Buenos Aires, otro de los emblemas de la capital argentina. Siguiendo la ruta, llegaremos hasta la calle Florida, otra de la más transitadas en el barrio porteño. En esta zona, se encuentra la Galería Pacífico, el centro comercial más lujoso y concurrido de la ciudad. Un vestido, a precio de 10.000 pesos, se considera realmente barato pero mirar no cuesta dinero. Como estos, existen miles de atractivos que irá descubriendo a continuación.

Beneficios de viajar a la capital de Argentina

Visitar Buenos Aires es casi una obligación si decide viajar a Sudamérica. Es una de las ciudades más populares del cono sur y, por tanto, dejarse caer por estos lares aporta múltiples beneficios al turista. Los más destacados son los siguientes:

  • Un país apetecible para todos los gustos. Buenos Aires y Argentina gustan a todos. Es difícil que alguien no encuentre algo que le enganche. Los amantes de la historia, el arte, la cultura o el mar tienen su espacio en el país albiceleste.
  • Increíble conexión con el resto del país. Sin embargo, los atractivos turísticos no se limitan solo a Buenos Aires. El resto del país argentino esconde fantásticos espacios para ser descubiertos. La ventaja es que la red de transportes interna es fantástica, facilitando la llegada a cualquier punto del estado.
  • Una moneda a favor del euro. Los europeos, además, se encontrarán con un sistema de precios favorable. La diferencia del euro con el peso argentino ayuda. Por tanto, el coste de vida argentino es bastante menor al que se puede encontrar en Europa.
  • Una cultura extraordinaria. La mayoría de la población argentina es humilde, pero ello no evita que sean realmente hospitalarios con los turistas. Pese a que existen algunos puntos conflictivos donde hay que ir con cuidado, el turista acaba encantando con la población local.

De hecho, el barrio de La Boca es uno de los más humildes de Buenos Aires, pero a la vez uno de los favoritos tanto de los habitantes foráneos como de los visitantes. La visita al campo de La Bombonera, estadio de Boca Juniors, puerto Madero o disfrutar de los múltiples bares musicales de la zona son casi una obligación para todo aquel que se acerque en busca de escuchar buena música, bailar cueca y beber algo muy refrescante en un buen ambiente.

Cómo viajar a Buenos Aires

Una vez dejado claro el itinerario y las ventajas de viajar a Argentina, toca averiguar cómo viajar a Buenos Aires. La presencia internacional de la capital argentina, con especial presencia de LATAM (la principal compañía aérea de Sudamérica), permite encontrar vuelos directos desde varios puntos del territorio español con precios que no llegan a los 1000 euros, y en algunos casos, realmente asequibles. El territorio aéreo argentino conecta a la perfección los principales puntos de interés turístico del país. Es muy típico que los turistas no se limiten a conocer Buenos Aires, sino que se animen a descubrir la flora y la fauna albiceleste.

Su red de carreteras, de colectivos y del resto de transportes públicos también es otra de las grandes opciones para viajar a través del territorio argentino. Esto también anima a muchos turistas, que quieren viajar a su aire, a alquilar un coche en su llegada a Argentina. Si este va a ser tu caso, no olvides retirar tu permiso internacional antes de embarcarte en tu avión. La diferencia monetaria, muy favorable a los portadores de euros, lo convierten en una gran opción para poder ser independientes.

Su cultura de hospitalidad, su gastronomía, su historia, su cultura y su clima son algunos de los principales argumentos para animarse a viajar a Buenos Aires y descubrir una de las grandes joyas de la corona de toda Sudamérica. Encontrará edificios históricos y  lujosos, así como un barro de obreros con una gran tradición en puerto Madero para sumergirse como un argentino más en busca de joda.

¿Te ha gustado?