Marrakech, también conocida como “la perla del sur”, es una de las ciudades más importantes y bellas de Marruecos. Esta ciudad es de las más visitadas por los turistas y muchos afirman que tiene un encanto especial que cautiva. También dicen que no deja a nadie indiferente y que es imprescindible visitar, al menos, una vez en la vida. Si tienes pensado viajar a Marrakech, en este artículo te aconsejo varios lugares que no te puedes perder. ¡Sigue leyendo!

¿Qué hacer en Marrakech?

Marrakech se puede recorrer andado si te alojas cerca de la medina. Es recomendable elijas un Riad o casa típica de Marruecos para alojarte, ya que suelen ser más bonitos, cómodos y te ofrecen mejor atención. Además, si tienes poco tiempo de viaje, ¡no te preocupes! en unos dos o tres días puedes ver muchos lugares sin usar medios de transporte. Aquí te dejo los más importantes:

Plaza Jemaa El Fna

Este es el centro neurálgico y plaza principal de la ciudad. Por el día puedes conseguir zumo de naranja recién exprimido exquisito y muy barato. También tienen puestos con gran variedad de deliciosos frutos secos. La plaza se caracteriza por gran animación y movimiento: encontrarás artistas, bailarines, encantadores de serpientes, músicos… Mientras que por la noche se llena de decenas de puestos de comida típica muy recomendables para cenar.

Camina por los zocos

Los zocos o mercados se encuentran al norte de la plaza Jemaa el Fna. Son calles laberínticas llenas de miles de productos distintos ¡vas a encontrar de todo lo que imagines! Aprovecha para conseguir artesanías a buen precio, ya que la costumbre en Marruecos es regatear (recuerda que el comerciante siempre va a darte un precio mucho más alto de la cuenta). Además, hay distintos zocos divididos según el tipo de producto que estés buscando, ¡estate atento para no perderte!

No te vayas sin visitar la plaza de las especias (rahba kedima), una de las zonas más hermosas, coloridas y fotogénicas de Marrakech. Además de especias, aquí puedes conseguir muy buenos cosméticos naturales.

Mezquita de Koutoubia

Es la mezquita más importante de Marrakech. Su minarete (que es muy similar al de la Giralda de Sevilla) puede verse prácticamente desde toda la ciudad y tiene casi 70 metros de altura. Es el edificio más alto de Marrakech y es una de las construcciones más importantes del arte almohade.

Recuerda que sólo puedes visitar su interior si eres musulmán, aunque puedes pasear y relajarte en los jardines que rodean a la mezquita. No te pierdas el parque Lalla Hasna, situado al pie de la Koutoubia.

Tumbas Saadíes

Se trata de un grupo de mausoleos donde se encuentran las tumbas de la familia de la dinastía Saadí, que reinó en Marruecos entre los años 1524 y 1659. Esta joya de la arquitectura estuvo cerrada hasta su redescubrimiento en 1917, convirtiéndose en un lugar imprescindible para ver. En el jardín se encuentran más de cien tumbas de los sirvientes y guerreros de la dinastía, mientras que en el interior encontrarás la sala del Mirhab, la de los tres nichos, el Mausoleo de Lalla Messaouda, y la más espectacular y famosa: la sala de las doce columnas. La entrada cuesta unos 10 dirhams y su recorrido es de media hora aproximadamente.

Palacio Bahía

Muchos lo consideran el monumento más hermoso de Marrakech. Se construyó a finales del siglo XIX con la intención de llegar a ser uno de los palacios más grandes de la tierra. En su interior se encuentran más de 150 habitaciones, gran cantidad de patios y un jardín de unos 8000 metros cuadrados. Puedes entrar al palacio por unos 10 dirhams. Eso sí, tómate tu tiempo para descubrir sus espectaculares detalles, sus relajantes patios e innumerables rincones.

Palacio Badi

Esta construcción se sitúa cerca del palacio Bahía y en la actualidad se encuentra en ruinas, conservándose únicamente las murallas. El palacio Badi era el lugar de celebraciones de la dinastía Saadí y tenía más de 300 alcobas, pero la dinastía alauí lo saqueó dejándolo prácticamente como una explanada. Para aprovechar al máximo la visita, se recomienda ir con un guía que explique la época dorada del palacio.

Medersa Ben Youssef

Es una antigua escuela religiosa (“Medersa” o “Madraza”) construida en el siglo XIV donde se estudiaba el Corán. Se caracteriza por ser la más grande de Marruecos, y estaba acondicionada para alojar a unos mil estudiantes en sus 130 celdas. Hoy en día es un museo que puede visitarse por 10 dirhams.

Museo de Marrakech

En la misma calle de la Medersa se sitúa el Museo de Marrakech. Está en el antiguo palacio de Mehdi Mnebhi, de finales del siglo XIX. Además de ser digno de visitar por el edificio en el que se encuentra, podrás ver colecciones de alfombras, cerámicas y otros objetos típicos de Marruecos.

Cúpula almorávide o Qubba Barudiyne

Al lado del museo se ubica este valioso monumento que servía para proveer de agua a toda la ciudad. Una de sus fuentes también se usaba para la ablución de los creyentes. Sorprende por su hermosa estructura y la avanzada técnica que poseía para su época.

Jardines de la Menara

En Marrakech hay muchos jardines, sin embargo, los más famosos son los jardines de la Menara. Se encuentran cercanos a la medina, y se construyeron durante el siglo XII. Consta de un pabellón y un lago artificial rodeados de olivos donde se puede descansar del ajetreo de la ciudad. Desde aquí puedes observar las montañas del Atlas.

Jardines de Majorelle

Muchos hablan de estos jardines como los más hermosos y sorprendentes ya que poseen más de 300 tipos de vegetación y presentan un llamativo colorido. Fueron diseñados por el artista Jacques Majorelle, dueño del lugar hasta los años 80. Luego pasó a ser propiedad del diseñador Yves Saint Laurent, cuya tumba se encuentra en el lugar.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.