La ciudad andaluza de Córdoba, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994, esconde numerosos lugares de interés para los viajeros más curiosos.  Ciudad que debes tener en cuenta al planear un viaje a Europa. Se trata de una ciudad milenaria que cuenta con el segundo casco histórico más grande de Europa, viendo nacer a filósofos como el estoico romano Séneca y el musulmán Averroes.

A pesar de su antigüedad, Córdoba es una ciudad con destellos de modernidad, ya que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin perder el sello histórico de identidad que le caracteriza.

En este sentido, la ciudad dispone de tren de alta velocidad (AVE), acercándola a ciudades más céntricas como Madrid. En esta mezcla entre modernidad e historia, se le une igualmente el compendio entre la cultura árabe y la española, teniendo en cuenta su arquitectura fundamentalmente.

Córdoba, una ciudad ecoturística

Córdoba ofrece un montón de espacios para el esparcimiento humano en todas sus dimensiones, desde la más pura diversión del Carnaval de Córdoba que se celebra durante el mes de febrero hasta la recreación más ecoturística en los parques de Sierra Cardeña.

Con un clima totalmente mediterráneo la ciudad ofrece un ambiente agradable que invita a caminar el día entero descubriendo los rincones más espectaculares.

Los baños árabes, las iglesias fernandinas, así como los hermosos patios que pueblan la ciudad, se convierten en las atracciones turísticas más codiciadas por aquellos que visitan Córdoba.

Lugares Históricos

Te proponemos algunos de esos lugares especiales que no debes dejar de visitar si decides explorar esta hermosa ciudad.

Mezquita de Córdoba

Sin duda no debes pasar por alto la visita al edificio más emblemático de la ciudad. Ubicada en pleno centro histórico, la mezquita es uno de los ejemplos más hermosos de la cultura musulmana en España. Cuenta con una rica arquitectura en la que destacan sus patios y fuentes dedicadas a diversas divinidades. Se trata del monumento histórico más importante de todo el Occidente islámico, siendo uno de los más asombrosos del mundo.

Alcázar de los Reyes Cristianos

Esta fortaleza y palacio de consistentes muros, que se edificó sobre los restos del antiguo Alcázar Califal, se caracteriza por su rica estructura, que denota gran parte de la evolución arquitectónica de Córdoba.

El establecimiento fue residencia de la realeza cristiana con huéspedes tan ilustres como  los Reyes Católicos Isabel y Fernando, luego fué la sede del Tribunal del Santo Oficio, después cárcel civil y finalmente pasó a ser una cárcel militar. Fue declarado Monumento Histórico en 1931, pasando a formar parte del Patrimonio de la Humanidad, junto con la ciudad en 1194.

Baños del Alcázar Califal

La muestra perfecta de la importancia que le atribuían los hombres a la higiene y la limpieza corporal en la cultura musulmana. Eran perceptivos de la oración y además formaban parte de un rito social, utilizado para establecer castas y relaciones entre la población musulmana de la época.

Torre de la Calahorra

Una fortificación que se ubica junto al puente romano, localizada en lo que antiguamente era un castillo árabe. La Torre fue construida por Enrique II de Trastámara con el objetivo de defenderse de los ataques de su hermano Pedro I, «el Cruel». En una época donde la lucha por el poder real era aún más evidente.

A inicios del siglo XX la Torre fue declarada monumento histórico artístico. Luego de utilizarse para variados fines, en la actualidad acoge el Museo Vivo de al-Andalus, que versa sobre la convivencia entre las culturas judía, cristiana y musulmana.

Palacio de los Marqueses de Viana

El palacio posee una de las mejores colecciones de manufacturas cordobesas, muebles y artesonados que forman parte de la cultura histórica de la ciudad.

Es una fiel muestra de los hermosos patios que caracterizan a algunas de las casas señoriales de Córdoba. Aunque en sus inicios se trata solo de un edificio, con el tiempo se fue expandiendo con viviendas contiguas a esta antigua residencia.

La Sinagoga de Córdoba

Se trata de uno de los edificios de este tipo, de época medieval, mejores conservados en España y única en Andalucía. De acuerdo a las inscripciones encontradas en el edificio, la sinagoga fue construida entre los años 1314 y 1315, funcionando como templo judío hasta la definitiva expulsión de estos grupos.

El templo fue utilizado posteriormente como hospital, convirtiéndose después en ermita de San Crispín y finalmente fue una escuela infantil. Sin embargo a finales del siglo XIX fue declarada Monumento Nacional.

Consejos

  1. Córdoba es sin duda una de las ciudades más importantes de España, en cuanto al valor histórico, cultural y patrimonial que se le adjudica.
  2. La belleza de cada uno de sus rincones la hace uno de los destinos turísticos más demandados tanto por extranjeros como nacionales.
  3. Por ello no pierdas la oportunidad de conocer cada uno de los espectaculares espacios que te propone.

Otros sitios de interés en Córdoba

Plaza de la Corredera

Siguiendo el modelo de plaza mayor de estilo muy castellano, este espacio céntrico de Córdoba, cuenta con una vida movida,  tanto en la noche como en el día.

Cuenta con numerosos establecimientos que brindan diferentes servicios gastronómicos y constituye uno de los lugares más favorables para socializar tanto con turistas como locales y así conocer aún más de la ciudad, si viajas sin compañía principalmente.

En medio de las obras de reconstrucción de la plaza, se hallaron hermosos  mosaicos de la época que ahora pueden verse en el Alcázar de los Reyes Cristianos.

Iglesias Fernandinas

Se trata de un conjunto de edificios religiosos, edificados por orden del rey Fernando III, «el Santo».  Tras la conquista de Córdoba en 1236. Sus características más representativas son que se construyen sobre construcciones previas, en este caso mezquitas locales. La gran mayoría se suelen decorar en el exterior con un rosetón, usualmente los cuerpos superiores denotan épocas más antiguas, entre otras peculiaridades.

En Córdoba, entre las iglesias de este tipo se destacan la Iglesia de la Magdalena, Iglesia de Santiago y la Iglesia de San Pedro.

Córdoba, Puertas y Murallas

La rica arquitectura de Córdoba se describe en todo su esplendor en cada uno de sus rincones. Las Puertas y Murallas de la ciudad son claro ejemplo de ello.  Entre estas se destacan la Puerta de Almodóvar, la Puerta del Puente, el Arco del Portillo y la Muralla del Marrubial.

Museos, la opción perfecta

Finalmente para los más curiosos, que deseen conocer al detalle las particularidades de la ciudad en su faceta más cultural, los diferentes museos con los que cuenta Córdoba son la opción perfecta. Entre estos se destacan el Museo Taurino, el Museo Arqueológico, que debido a la larga historia de la ciudad contiene valiosas piezas de gran interés.

Están además el Museo Provincial de Bellas Artes y el Museo Julio Romero de Torres, que cuenta con la mayor colección de obras plásticas de este célebre pintor español.

Guadalquivir

A pesar de no ser Monumento Nacional, el río Guadalquivir, tiene mucho que ver con el carácter histórico de Córdoba. La fácil navegación que proveía, así como las ventajas comerciales que ofrecía, son algunas de las razones que demuestran la importancia de este espacio acuático para Córdoba.

Gracias a ello pudo asentarse toda esa cultura que hoy podemos disfrutar en las calles y edificios de la ciudad, por lo que también se convierte en un lugar de visita obligatoria.

Cuenta además con varios molinos en donde aún se puede apreciar el mecanismo que utilizaban para mover el agua a la ciudad o para producir los codiciados cereales de la dieta mediterránea.

¿Te ha gustado?