En febrero mucha gente sobre todo en las parejas, es cuando más se aprovecha para viajar. Escapadas de fin de semana, aprovechar unas mini vacaciones, unos días libres, etc.

El mes de febrero, es el mes del amor, con el día de los enamorados por el medio. Y cada vez es más común y normal no sólo irse de viaje las parejas, los enamorados… sino también los solteros. Los que no tienen pareja, los amigos, la familia unida… por eso, vamos a deciros diferentes lugares idóneos para viajar y a la vez muy diferentes entre ellos para que disfrutéis y aprovechéis lo máximo posible los días libres en febrero.

Instrucciones para viajar en febrero

  1. Si te gusta el frío, uno de los destinos más bonitos que podréis visitar porque es una de las mejores épocas en febrero, es Noruega. Prepararos para pasar mucho frío, ir bien tapados, orejeras, un buen abrigo de plumas, botas, jerséis de lana, gorros, bufanda, guantes, etc. No se te olvide sobre todo o el móvil o la cámara de fotos, porque no puedes perderte esos preciosos paisajes y, sobre todo, las auroras boreales. Empezad por la capital, Oslo.
  2. Si os gusta la cultura pasearos por la capital y empaparos con su cultura noriega, no olvidéis la fortaleza, pasear y disfrutar. Si, por el contrario, sois más de barcos, imprescindible y romántico será hacer el crucero por los fiordos noruegos (muy típico para cualquier turista). Si no tenéis tanto presupuesto, podéis optar por hacer excursiones por la zona de Bergen. Si el presupuesto es más holgado o directamente, queréis hacer algo diferente o bien os decidís ir de viaje con familia o lleváis un niño/a dentro, no olvidéis pasar por Laponia. Sí, ¡el país de papa Noel! Os parecerá estar dentro de un cuento, algo precioso y difícil de olvidar.
  3. Algo más exótico y lejano que no sea el tradicional Japón ni China…Taiwán.
  4. Muchos no lo sabrán, pero en Taiwán justo para febrero están en fiestas. De hecho, son los famosos festivales de farolillos. Hay que decir que para los taiwaneses son fiestas muy importantes, puesto que para ellos esto es el final de la fiesta del año nuevo chino y allí, se celebra con ansia y lo viven con pasión. Lo que os podréis encontrar es un poco como en las películas. Los ciudadanos llevan farolillos hechos con papel de diferentes colores, formas, con frases, palabras, dibujos, acertijos, etc. Hay algunos que son los más clásicos para los supersticiosos. Concretamente, el famoso farolillo de color rojo. Este color se le representa a la buena suerte. Veréis a los niños pasar disfrazados, con sus farolillos de colores, gente mayor, las calles adornadas, los lugares… Por eso si queréis visitar nuevos países, lugares exóticos, fiestas con tradiciones ancestrales, vivir las tradiciones como lo hacen de verdad, aprovechad justo para sus festividades, las fiestas de las linternas o de los farolillos.
  5. Rompiendo con el frío y volando, al contrario, con calor y veranito, está Chile. Cada vez está más de moda. En Chile se pueden hacer un montón de cosas y cientos de lugares para visitar. Si paráis en la capital, que es Santiago de Chile, es la ciudad y tenéis un montón de lugares para poder pasear, visitar, fotografiar… aprovechar para comprar en algunos de sus muchos mercadillos artesanales que encontraréis. A menos de una hora está una zona donde cada vez está siendo más conocida por las redes sociales debido a los colores de las casas. Eso es Valparaíso. Un lugar con encanto, mucho encanto y difícil de olvidarlo, en plena naturaleza, respirando aire puro… la Patagonia. Si os encanta hacer senderismo, caminar, tracking, tenéis buena forma física… podéis recorrer las zonas colindantes, los volcanes que hay por ahí, los lagos, montañas… paisajes preciosos. Y si te da para más el presupuesto y quieres terminar el viaje a base de ver naturaleza, paisajes, hielo, nieve, ciudad, volcanes… puedes terminar en el desierto. Sí, Chile tiene su propio desierto en Atacama.
  6. Por supuesto, la playa, como siempre, son los lugares estrellas y elegidos por la mayoría. Teniendo en cuenta que el viaje es para febrero y que en España hace frío (es invierno) no hay nada mejor que irse justo a la zona contraria y elegir calor. Sol, playa, agua… Lugares preciosos que dan mucho de sí, por ejemplo, México.
  7. En México hay mucho, muchísimas cosas para hacer. Por supuesto, puedes elegir sólo estar en la playa. Tomar el sol, ponerse moreno, bañarse en la playa, hacer submarinismo, nadar, practicar deportes acuáticos, etc. Las opciones son infinitas. Playas encontrareis todas las del mundo. Desde la más famosa playa del Carmen y luego, ir mirando lo que más se ajuste a vosotros. Podéis hacer submarinismo, snorkel, ir a ver a las tortugas, los cenotes y las ruinas mayas por supuesto. Allí es todo tan bonito… no os aburriréis ni un minuto. Apto para toda la familia.
  8. Siguiendo con las playas, como cruzar el charco no es apto para todos los bolsillos y más teniendo en cuenta que febrero, no es un mes fácil, después de las fiestas navideñas, los regalos, tanto desfase… por eso, hemos pensado en comentaros las playas que podéis visitar dentro de España.
  9. No os diremos las playas más típicas, porque podéis visitarlas también primavera y verano. Pero hay otras que merecen igual la pena. Por ejemplo, Lanzarote. Aunque sea febrero podréis estar a una agradable temperatura, llevaros ropa de manga corta y algunas camisetas finas porque rondareis los más de veinte grados. Por supuesto, podréis recorrer sus playas e incluso alomejor con la temperatura o el día si acompaña, bañaros. Pero por supuesto, tiene más encanto que sus preciosas playas. Sin ir más lejos, si buscáis información de esta isla veréis que, en su día, se le declaró como reserva de la biosfera por la Unesco. Con volcanes, el parque nacional, el cráter inundado que merece mucho la pena que sea visitado (precioso), etc. Y si queréis visitar otras islas lo tenéis sencillo. Coged el ferri y cruzar a otra isla.

 

¿Que necesitas para viajar en febrero?

  • Debéis tener en cuenta que febrero en España es un poco traicionero. Por mucho que haga sol o buen tiempo, no deja de ser invierno. Por tanto, no os olvidéis del clima típico y tenedlo en cuenta para hacer la maleta.
  • Como es invierno en febrero aprovechad si queréis ahorrar unos euros y hacer lo más típico en las zonas menos comunes y así os costará menos dinero. Por ejemplo, la gente quiere frío, nieve, esquiar, estar en montaña, estar rodeado de la chimenea sin pasar frío…
  • Planear el viaje con bien de tiempo, no os dejéis la lista con todo lo necesario para lo último. Lo ideal es hacer una lista y según lo vais guardando en la maleta, vais tachando.
  • Pensad en qué os vais a mover. El tema del peso y el tamaño de la maleta en el avión se mira con lupa. Tenedlo en cuenta y no os paséis guardando cosas innecesarias.
  • Si elegís zonas de playa, no os olvidéis de llevaros un buen protector tanto facial como corporal. Y si vais a la nieve tampoco os olvidéis un fotoprotector labial (que os podéis quemar el labio) y unas gafas de sol.
  • Si habéis planeado iros de vacaciones al extranjero y utilizan otra moneda, pensad en hacer el cambio de divisas mejor en el banco. En los aeropuertos es mucho más caro. Llevad también tarjetas para hacer pagos por si hubiera algún problema.
  • Si os vais muy lejos y habéis pensado en hacer deportes, no iría mal pensar en hacerse un seguro de salud. Nunca se sabe si os podéis llevar un pequeño susto, una lesión, etc. Mucho mejor pagar un pequeño seguro y olvidarse de problemas que puedan derivar cualquier contratiempo de salud en un país extranjero.

Consejos para viajar en febrero

Febrero es una buena época para viajar puesto que puedes elegir desde zonas de frío en España y aprovechar el clima, irte a las islas sin moverte del país y disfrutar del buen tiempo, el clima más veraniego… pero también es idóneo si has pensado un poco en la preparación y unos meses antes preparaste el viaje para irte al extranjero. De hecho, como consejo, justo las fiestas navideñas o noviembre, es una fecha ideal para planear el viaje en febrero por muchas razones. La principal: el dinero. Te asombrarás ver y comparar la diferencia que te puedes llegar a ahorrar. Haz la prueba y verás. Tanto en el transporte como en la estancia. Por eso, míralo bien y compara incluso las ofertas de cogerte un pack de viaje más la estancia. Con semanas o meses de antelación te puede salir muy barato.

O bien, pensad en ese lugar que tanta ilusión os hace, pero por infinidad de circunstancias o economía, no podéis realizar. Como no es verano (la época de aglomeraciones y todo más caro) podéis disfrutar de lugares más lejanos, no es temporada alta. Comparad precios, mirad bien los destinos, comparad en las diferentes páginas webs, haced vuestras propias rutas y guías, los imprescindibles… y sobre todo tened en cuenta el clima. Si vais a ir al extranjero o islas lejanas, que no os marguen los monzones, huracanes, lluvias torrenciales y demás. Tenedlo en cuenta.

¿Te ha gustado?