Viajar a Canadá es equivalente a visitar el segundo país más grande del mundo que esconde numerosas maravillas que van desde las cataratas del Niágara hasta el parque nacional de Banff pasando por los numerosos glaciares que esconden ciudades como Toronto, Montreal o Ottawa. Su fantástica fauna convierte al país canadiense, donde se habla inglés y francés, en un viaje especialmente recomendable.

¿Qué ver en Canadá?

Canadá es sinónimo de variedad por lo que es casi imposible que alguien viaje al país canadiense y no encuentre su espacio. Los amantes de los animales tienen una cita en la ciudad de Churchill donde se pueden avistar osos polares por su cercanía con el polo norte. Situado a orillas de la bahía Hudson, entre septiembre y octubre es el único lugar del planeta donde se pueden observar hasta cuarenta especies diferentes con total facilidad. En cambio, a los que le gustan la naturaleza tienen una cita pendiente en Canadá ya que se encuentran miles de kilómetros de espacios naturales comandados por el Parque Natural de Jasper o el gran cementerio Jurásico del Parque Provincial de los Dinosaurios, donde se encuentran la mayor cantidad de fósiles del planeta. En Jasper encontrará un parque nacional con una superficie similar a Asturias y una naturaleza tan atractiva que lo convierten en un espacio ideal para realizar un paseo en bicicleta. En este sentido, las Montañas Rocosas se ponen a la altura de Europa y ofrecen un espectáculo inigualable con las auroras boreales en el cielo.

Sin embargo, el principal emblema de Canadá son las conocidas Cataratas del Niágara. Las aguas que comunican los lagos Erie y Ontario se precipitan hasta 50 metros de pendiente hacia abajo dando lugar a un espectáculo único e imperdible. Situados en territorio fronterizo con Estados Unidos, es uno de los lugares más concurridos por los turistas en sus viajes a Canadá. Aquellos que prefieran viajes acuáticos, la espectacular bahía de Fundy es ideal para pasar un día en familia. Es conocida por sus extremos cambios de marea, con variaciones de más de 15 metros, contando con la posibilidad de poder visitarla a pie cuando el agua está baja o con kayak cuando la marea está arriba. Con todo, sus espectaculares vistas lo convierten en un espacio ideal para realizar un picnic. Otro lugar ideal para realizar un paseo en barco se encuentra en la capital de Canadá, Ottawa. Desde el río se puede avistar el Parlamient Hill, el principal punto turístico de la ciudad, y la Torre de la Paz, que mide más de 90 metros de altura.

Los amantes de la montaña tienen numerosas citas en el país canadiense. El lago Moraime es un lugar ideal para un viaje en canoa mientras se disfruta de las espectaculares montañas nevadas. En el parque Nacional Nahanni encontrará hasta 30.000 kilómetros cuadrados de total naturaleza. Declarado como patrimonio de la Humanidad por la Unesco, las cascadas y los cañones abundan en abundancia y casi solo se puede disfrutar de él entrando con helicóptero o hidroavión. El lago Peyto, en cambio, es un lago glaciar con un color particular a partir de la erosión de las rocas. Finalmente, las dos joyas de la corona se encuentran en Montreal y Toronto. La metrópoli del Quebec ofrece una enorme mezcla cultural entre americanos y europeos contando con los atractivos de las grandes ciudades. Que a una ciudad la comparen con Nueva York solo puede ser positivo. Eso ocurre en Toronto, a la que la califican como “la versión limpia de Nueva York”. Situada a orillas del lago Ontario, y con la CN Tower como principal atractivo turístico, los turistas también podrán disfrutar de un partido de uno de los principales equipos de la NBA como son los Raptors.

Beneficios de viajar a Canadá

Canadá es una de las principales opciones para todos aquellos que visitan América. Su conexión con Estados Unidos lo convierten en un destino ideal para realizar un viaje y disfrutar de unas inolvidables vacaciones. Los principales beneficios de viajar al país canadiense son los siguientes:

  • Conocer un país cosmopolita. Canadá es uno de los países más avanzado del mundo que recibe al año millones de turistas de alrededor del mundo. Su cosmopolita lo convierte en un destino realmente atractivo para visitar. La cultura americana, con festividades como Halloween, también están muy arraigadas.
  • Un viaje con atractivo para todos los públicos. Lagos glaciares, restas de dinosaurios, montañas, ciudades increíbles, arte o deporte resumen la oferta turística con la que cuenta Canadá. Sin duda, es realmente extraño encontrar a alguien que no encuentre su sitio en este país.
  • Visitar el segundo país más grande del mundo. Es el segundo país más grande del mundo, solo superado por Estados Unidos. Por tanto,
  • Disfrutar de espectáculos únicos. Más de cuarenta especies de osos polares o auroras boreales como si de Europa se tratara, junto con el gran espectáculo de la NBA  ofrece eventos que no se encuentran en otro país del mundo.

Si estás pensando en realizar un viaje largo, Canadá es una de tus grandes opciones. Otra de sus grandes ventajas es su buena conexión con los Estados Unidos, que convierte a este país en un puente ideal antes de entrar al país americano. Además, en época invernal, este país dispone de excelentes instalaciones de esquí para disfrutar de los deportes alpinos. De hecho, Canadá es una de las principales potencias del mundo en cuanto a deportes de nieve.

Cómo viajar a Canadá

Una vez con el itinerario en mano, toca decidir cómo viajar a Canadá. El país canadiense cuenta con excelentes aeropuertos en Montreal, Toronto, Québec, Ottawa o Halifax. Desde Europa, encontraremos numerosas ofertas de vuelos alrededor de los 500 euros que nos proporcionarán una gran cantidad de opciones para llegar al otro lado del charco. Además, la mayoría desde España cuentan con solo una escala permitiendo llegar en medio día a alguno de los principales aeropuertos canadienses.

Una vez en Canadá, lo más normal es que queramos movernos por todo el país, y más tratándose del segundo más grande del mundo. Por ello, una de las opciones más económicas que pone a nuestra disposición el gobierno canadiense es el autobús. Existen itinerarios alrededor de todo el país organizados por la compañía Greyhound suministrando billetes de viajes ilimitados durante varios períodos de tiempo que van desde los 7 hasta los 60 días, en función de la duración de nuestro viaje. Si tu destino es Québec, la bicicleta está realmente extendida. De hecho, existe la conocida Ruta Verde del Québec con más de 4.500 kilómetros adaptados para moverse en bici. El tren, en cambio, no es uno de los medios más baratos pero sí uno de los más gratificantes. Los paisajes alrededor de las vías del tren son espectaculares y existen billetes que se extienden hasta los 12 días, proporcionando una experiencia parecida al Interrail. Incluso, la compañía Rocky Mountaineer ofrece viajes vintage en tren, adaptados a los años 20 con la conocida ruta del oro norteamericana. Sin duda, una experiencia realmente recomendable para disfrutar en el país canadiense.

Con todo, Canadá es una de las grandes opciones para disfrutar de unas vacaciones inolvidables. Su excelente flora, dominada por las montañas, los ríos y las cataratas del Niágara, y la fauna con más de cuarenta especies de osos poloares a la cabeza, junto con sus ciudades cosmopolitas convierten al país canadiense en un destino realmente inolvidable.

¿Te ha gustado?