La pesca es una forma muy interesante de interactuar con el medio acuático, ya sea dulce o salado. Es interesante porque puede ser relajante e instructiva; pero de qué forma prefieres hacerlo es determinante para crear diferencia entre la pesca como una actividad fácil o difícil. La pesca con kayak cada año cobra mayor cantidad de aficionados, pero por las características de este tipo de embarcación es importante tener mucho cuidado al realizar maniobras mientras se navega en este.

Vamos primeramente a profundizar un poco acerca del kayak, aunque no requiere pasar por el tedioso trámite de sacar licencia para navegar en muchos lugares, puede llegar a ser peligroso.

Qué es el Kayak?

El kayak es un tipo de piragua que suele ser más bien para un solo navegante y suele ser utilizada para pescar y trasladarse por agua. La persona se sitúa sentado y orientado en dirección al avance, se impulsa mediante un remo de doble hoja que no requiere estar fijo en el casco. Es de longitud larga y de ancho es estrecha, tradicionalmente es de cubierta cerrada  pero abierta en la “bañera” que es donde se sienta el navegante; también puede ser completamente abierta quedando las piernas al descubierto.

Su diseño es ideal para todo tipo de maniobras en aguas tanto tranquilas como turbulentas. Incluso  hoy en día existen diseños que consiguen embarcaciones auto-vaciables, funcionando el kayak como un salvavidas en caso de que se vuelque en el agua.

kayak-pescar

Algunas formas de pescar en kayak

Entre algunos ejemplos de estilos para pescar desde el kayak encontramos “la pesca vertical” o “jigging” y que se basa en la utilización del jig, que es una especie de señuelo. La técnica consiste en permitir que el señuelo llegue hasta el fondo, recogiendo luego el sedal con un movimiento balanceado y de ahí procede el término en inglés “jig”. Con esta técnica se pueden atrapar peces de aguas bastante profundas.

La pesca curricán es otra forma que consiste en colocar una o más cañas de pescar en la parte trasera, mientras se rema a mayor velocidad con el señuelo más atrás; se consigue atraer a peces que nadan cerca de la superficie.

La pesca con cebo vivo se basa en utilizar un pez vivo de señuelo; se coloca en el anzuelo a través de la aleta dorsal y la boca, dejándolo caer con un plomo.

Recomendaciones para pescar

  1. Ahorra mucho tiempo informarse con los pescadores locales acerca de dónde encontrar mayores agrupaciones de pescados.
  2. Para determinar un cardumen puede ser útil la utilización de una ecosonda, que es un artefacto para localizar cardúmenes, pero si no se posee uno podemos remar lentamente con el paragua del ancla cerrado, de forma que el cabo se mantenga corto, hasta hallar un buen lugar.
  3. Si luego de un tiempo de estar pescando solo conseguimos pescados pequeños y cangrejos, es posible que estemos sobre un banco de arena; las especies más grandes se encuentran en aguas más profundas. A veces donde se observe un espacio de agua tranquila y bastante visible con poco oleaje, suele ser buen lugar para pescar ya que hay un pozo más profundo.
  4. Podemos usar el cabo del ancla para medir las profundidades, esto nos permite probar diversas longitudes de profundidad y distancia en el mar.
  5. Si pasa mucho tiempo y no pica ningún pez, lo mejor es recoger todo y seguir buscando, la parte positiva es lo que nos permite ejercitar el dominio de los instrumentos y ganar en paciencia.
  6. Una forma de atraer peces es usar ceba puesta en un pote medio abierto y colocado en una  pequeña red dentro del agua para que la sustancia drene de poco en poco.

Recomendaciones para pescar en el mar

  1. Si vamos a entrar en el mar y el oleaje está fuerte es preferible llevar el kayak por la proa, que es la parte delantera de la embarcación, permitiendo que lo podamos levantar de punta cada vez que golpee una ola, hasta que logremos pasar la segunda rompiente y el nivel de agua nos llegue a la cintura más o menos, entonces en el momento en que estén bajas las olas nos montamos rápidamente. Es mejor agarrarse con una mano en cada borde lateral y saltar rápido para acomodarnos mirando hacia la proa. Es mejor abordar de esta forma si hay marea baja, porque si no el oleaje de mayor altura no nos permitirá dar pie en el segundo rompiente.
  2. Al salir del agua, si estamos en el mar o la costa, es mejor observar detenidamente en qué lugar se encuentran las rompientes de olas más peligrosas y ruidosas para evitar tomar ese rumbo. Una vez localizada la rompiente, vemos la forma de impulsarnos con una ola que se esté formando en ese momento para remar con fuerza y llegar con bastante velocidad a donde se esté rompiendo la misma, es preferible remar en zigzag al acercarnos a la rompiente; tiramos el peso hacia atrás, buscando la manera de que la embarcación se coloque entre 45 o 60˚ de la línea que forma la rompiente y paleando, si se llega a ella  perpendicularmente podemos ser revolcados. Buscar donde se formen olas bajas y allí bajarnos, mirando siempre de que no nos sorprenda el oleaje.

pescar-kayak

Evitar caer al agua desde el kayak

  1. Una manera de evitar caer al agua desde el kayak o ser volteados es alargar la pala lo más lejos que se pueda de la embarcación buscando apoyo y presionando encima del agua, remando largo hacia atrás o hacia adelante, mientras volteamos el peso de nuestro cuerpo para el lado opuesto al que está en peligro de hundirse. Es cuestión de hallar el equilibrio de nuestro peso en conjunto con el del kayak.
  2. En caso de que se vuelque el kayak y estemos en medio del agua sin apoyo bajo nuestros pies, tratamos de darle la vuelta desde la popa o parte trasera, agarrándolo con una mano en la quilla y la otra en algún borde de la cubierta, logrando girarla con fuerza en círculo hacia la posición que deseamos. Otra manera de recuperar la posición normal es subirnos encima del casco con el estómago encima de este y agarrándonos fuertemente de los costados tiramos de forma que nos volquemos junto con el kayak, obligando a que dé un giro como de campana y regrese a la posición que deseamos.

Consejos para nuestra seguridad

  1. Las posibilidades de atrapar una insolación son bastante altas  por lo que el uso de  protector solar es imprescindible aunque se vaya con trajes diseñados para proteger la piel y que cubran el cuerpo a todo lo largo, porque las manos y la cara nos van a quedar más expuestas directamente al resplandor solar que viene de arriba y de su reflejo en el agua; además, con el aumento de temperaturas y el cambio constante de clima es necesario tomar precauciones como usar gorra o sombrero, gafas oscuras y labiales protectores.
  2. Igualmente si pescamos en aguas muy frías donde al volcarnos corremos riesgo de padecer de hipotermia es aconsejable usar un traje de neopreno con medias y botas del mismo material para protegernos del agua helada; además de inmediatamente conseguir incorporarnos encima del kayak.
  3. Cuando llevemos objetos susceptibles al contacto con el agua, como por ejemplo: el teléfono móvil, la tarjeta de identificación personal, dinero, etcétera,  recordemos llevar alguna bolsa impermeable para colocarlos dentro; si es posible, coloquemos dentro de la bolsa corchos que ayuden a que esta se mantenga con más facilidad a flote. También tener a mano los teléfonos de emergencia en caso de accidente es importante.

Lo que siempre debes tener en cuenta

  1. Al preparar el kayak tengamos presente que en el momento de pescar, debemos tener lo más organizado posible nuestro alrededor, evitemos accesorios molestos como sogas y cordones enredados que pueden estorbar cuando estemos inmersos en la pesca. Si es posible, guardemos los accesorios que no vayamos a usar dentro de algún espacio cerrado dentro de la embarcación. Preverlo todo es esencial para que a la hora de enfrentarnos a nuestra presa no existan obstáculos.
  2. Debemos averiguar cómo se comporta el clima en la región a la que vamos de pesca, porque a veces en ciertas horas hay mejores condiciones para pescar que en otras; a lo mejor es preferible ir en cierto momento del día porque hay poco viento y el sol castiga menos. Preguntar a personas que conozcan el lugar nos ayudaría igualmente para saber qué tipo de pescado abunda y en qué lugares es mejor lanzar nuestro cebo.
  3. Si estamos ya muy cargados de tanto pescado que conseguimos, podemos auxiliarnos con flotadores a ambos lados del kayak para asegurar la estabilidad.
  4. Es importante que el kayak sea de colores vistosos, para así poder ser divisado por otras embarcaciones y evitar accidentes; también un silbato o bocina viene bien.
  5. El uso de un chaleco salvavidas es crucial para la seguridad del kayakista.

Pescar en Kayak, un arte excitante

En fin, tomando las precauciones necesarias y con las nociones ganadas con la práctica, se hace mucho más excitante el arte de pescar en kayak. No olvidemos respetar el medio acuático natural y pesquemos solamente la cantidad de pescado necesaria que vayamos a consumir, de esta forma disfrutaremos siempre de abundante pesca y agradables paseos por el agua.

¿Te ha gustado?