Seguro que alguna vez has visitado la emblemática ciudad de Madrid y de no ser así, deberías hacerlo, ya que es la capital de nuestro país y uno de los mejores sitios que puedes visitar tanto si te gusta el ocio, como si quieres pasar una buena tarde multicultural.

Madrid está situado justamente en el centro de España, es más, todos los caminos y autopistas acaban conduciendo a Madrid, ya que digamos que todas las carreteras se han construido en torno a esta maravillosa ciudad.

Si acudes podrás ver maravillosos lugares como por ejemplo el museo del prado, el palacio real y los estadios de fútbol, además del parque del retiro y de otros lugares igual de emblemáticos.

Sin embargo, Madrid no es sólo la capital, ya que la provincia en cuestión es rica en monumentos y lugares históricos, como por ejemplo el real monasterio de San Lorenzo del Escorial, un lugar donde vivieron los reyes Austrias y en el que tuve el placer de vivir durante un mes cuando era niño.

Eso sí, puede ser que aunque en teoría sepas donde está Madrid y lo sepas poner en un mapa, te cueste un poco saber cómo llegar exactamente hasta la ciudad, ya que tienes mucho lío de carreteras, caminos y trenes en tu cabeza.

Como no todos los sitios tienen viaje directo a Madrid, hay que hacer una serie de transbordos, cambios de sentido y demás para poder viajar a esta ciudad, algo que puede ser un poco lioso para algunos de vosotros.

Sin embargo, para eso estamos nosotros, para ayudarte a viajar a Madrid con la mayor facilidad del mundo y así poder conocer todos los lugares emblemáticos como el museo el prado y demás. Aquí debajo tienes todo lo que necesitas saber.

Instrucciones para llegar a Madrid

  1. Ir en coche:
    El primer paso que vamos a explicar es cómo podemos ir en coche a Madrid, un viaje que es muy largo o muy corto dependiendo de donde estés. Coge un buen mapa de carreteras o mira en Google y te darás cuenta que a Madrid se puede llegar desde todas partes. Lo único que tienes que hacer es planificar la ruta hasta llegar a Madrid desde tu zona. Por ejemplo desde Valladolid es fácil llegar, ya que hay que coger autovía y ya está, sin embargo, desde mi pueblo había que coger varias carreteras, varios desvíos y había diversas formas de ir, ya sea por autopista o por puerto. Planifica la ruta que mejor te venga y ya está, ya estarás en Madrid.
  2. Ir en tren:
    El tren es un medio de transporte muy cómodo, aunque algo caro a veces. Entra a la página web de renfe y mira a ver si hay viajes a la estación de Madrid Chamartín .En caso de no haber, tienes que ir primero a una ciudad que tenga estación que vaya a Madrid, es decir, hacer transbordo. También mira el tipo de tren, ya que hay algunos trenes regionales que no van a Madrid.
  3. Ir en avión:
    En avión puedes ir a Madrid desde cualquier ciudad Española con Aeropuerto y que esté medianamente lejos (por ejemplo ir desde Valladolid a Madrid en avión es una tontería, porque están al lado). Aquí la clave es mirar bien el billete y cogerlo con antelación para que salga más barato, luego es embarcar y listo, en un periquete vas a estar en Madrid viendo los monumentos y toda la ciudad sin ningún esfuerzo. Esta opción me gusta si tengo que ir desde la otra punta de España o para ir a las Islas, ya que por ejemplo ir desde Barcelona a Madrid en coche o tren es un viaje demasiado largo y en las Islas es muy pesado en ir coche, porque tienes que coger el ferry primero y hacer transbordos.
  4. Ir en un medio de transporte no motorizado:
    También puede caber la posibilidad que quieras ir a Madrid Andando o en Bicicleta. En este caso, te aconsejo que sea sólo si vives cerca de la ciudad. Si vas en bicicleta, podrás ir por autovía (no autopista), gracias a una ley de tráfico que se promulgó el año pasado, así que te será más fácil llegar. Si vas andando, tendrás que evitar las autovías y buscar caminos o carreteras secundarias para caminar por el arcén.
  5. Otros:
    Aparte de estos medios también puedes recurrir a otros como por ejemplo blablacar o el taxi. El primero es barato, pero dependes de la disponibilidad de los viajes y no sabes con quien vas a viajar. El segundo tiene la ventaja de que te deja donde quieras, sin embargo, es el medio de transporte más caro y sólo es apto para ricos, especialmente si vienes desde muy lejos. Eso sí, muchas veces te puede sacar de un apuro, así que hay que tenerlo en cuenta siempre.
¿Te ha gustado?