Cómo hacerse fotos en el espejo

El mundo de la fotografía es muy amplio y con elementos como los espejos se pueden llegar a conseguir excelentes resultados. Al pensar en fotos en el espejo podemos imaginar de forma automática fotografías tomadas a modo de selfie con el fin de mostrarnos a nosotros, nuestro estado físico o nuestra ropa, si bien hay que saber que puede ir mucho más allá de ello. Y es que, además de estas fotos clásicas, los espejos nos abren muchas puertas a la hora de tratar de ser creativos.

Las fotos son parte de nuestro día a día, más aún en un mundo actual en el que está a la orden del día llevar a cabo publicaciones en las redes sociales en las que este tipo de contenido tiene una gran relevancia, como es en el caso de Instagram.

En cualquiera de los casos, a lo largo del presente artículo te vamos a explicar cómo hacerse fotos en el espejo para que puedas llegar a lograr un resultado final de la instantánea que sea satisfactoria para ti y que incluso puedas llegar a sorprender a otras personas, principalmente si la compartes a través de las redes sociales.

Instrucciones para hacerse fotos en el espejo

Para saber cómo hacerse fotos en el espejo podemos dividirlo en varias fases, debiendo tener en cuenta todos y cada uno de los aspectos para lograr el resultado esperado. Te hablamos de cada uno de los puntos que debes tener en cuenta:

Prepara la escena

  1. En primer lugar tendrás que buscar un espejo de un tamaño adecuado, siendo preferible que sea de cuerpo entero si quieres hacer un selfie de ti entero. No obstante, si solo quieres una fotografía a modo selfie de tu rostro, te será suficiente con un pequeño espejo de pared.
  2. Limpia la habitación visible en el espejo. Si vas a hacerte un selfie en la habitación o en alguna estancia de tu hogar asegúrate que el fondo que vas a tener para la imagen a tomar está limpio y organizado. Por lo tanto, evita que haya ropa por el medio, haz la cama y oculta otros elementos que no quieres que salgan en la misma.
  3. Limpia el espejo con un paño y limpiacristales, de forma que evites que haya cualquier mancha o punto que pueda afectar al resultado final de tu imagen.
  4. Busca un lugar que se encuentre con iluminación natural o una buena iluminación artificial. La más favorecedora es la primera, por lo que trata de aprovechar las ventanas para que entre más luz y toma la foto en días soleados. Si es de noche, recurre a lámparas suaves y cálidas.

Prepara la pose

Una vez preparado el lugar en el que vas a realizar la fotografía es el momento de preparar y perfeccionar la pose. Para ello:

  1. Mira a la cámara y no al espejo, ya que esto no acostumbra a quedar bien. Lo que debes hacer es que, al tomarte la fotografía debes tener los ojos en la pantalla de tu teléfono.
  2. No sonrías en exceso, siendo aconsejable que hagas una pequeña sonrisa para un mejor resultado.
  3. Sitúa una pierna frente a ti o cruza las piernas, lo que te ayudará a conseguir un efecto de piernas alargadas. Si quieres que tus piernas se vean más delgadas puedes apuntar la punta del pie que está al frente. No te muestres con un paso hacia un costado o hacia un lado, ya que el resultado será poco natural.
  4. Sitúate parado mirando hacia delante con las piernas ligeramente separadas para mostrar lo que llevas puesto. Además, ten en cuenta que debes tomar la postura de forma recta para evitar que en la foto estés encorvado. En cuánto a los brazos, puedes hacer con ellos lo que quieras, dejándolos colgar, colocando una mano en la cadera, etcétera.Si lo prefieres puedes probar a hacerte una fotografía sentado frente al espejo, siendo una manera creativa de saber cómo hacerse fotos en el espejo y diferentes a lo convencional.

Toma la fotografía en el espejo

Cuando tengas claro tanto el lugar como la postura, será el momento definitivo de tomar la fotografía en el espejo. Para ello sigue estos pasos:

  1. En primer lugar sostén el teléfono cerca de tu rostro, en un ángulo ligeramente hacia abajo. Asegúrate de que no quede más abajo que la altura de la barbilla. Juega con la inclinación para crear la ilusión de longitud y altura. Con los diferentes ángulos y alturas podrás determinar cuál es el que más te favorece.
  2. Por otro lado, también puedes sostener el teléfono a un lado y sitúalo en un ángulo si no quieres que salga en la foto. Para tomar un selfie sin tener el teléfono en la foto estira el brazo hacia un lado e inclina el teléfono hacia el cuerpo. Revisa en la pantalla que el ángulo sea el correcto.
  3. En aquellas fotos en las que quieras ocultar tu rostro, será tan sencillo como colocar el teléfono en frente del mismo o inclinar el teléfono hacia abajo si no quieres mostrarlo.
  4. Puedes tomar muchas fotos en diferentes poses y ángulos. Es aconsejable que tomes varias fotografías en diferentes poses; y también en diferentes ángulos y alturas.

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.