Tanto si quieres hacer un proyecto para tus clases de ciencia como estudiante, como si lo que quieres es “jugar” con ella y fomentar el amor y el entusiasmo por la ciencia, una actividad muy bonita es preparar un volcán de sal, con la que aprenderás tú y todos los que participen en ella -sean de la edad que sean- las características típicas de un volcán en proceso de erupción.

Es un proyecto en el que verás como se produce la actividad de un volcán en tres dimensiones, de manera realista aunque sea a pequeña escala, donde se ve la liberación de dióxido de carbono (CO2),

Lo puedes preparar de manera clásica con arcilla o de la manera más novedosa que ahora te proponemos, la sal, como alternativa para construir un estupendo experimento científico lleno de enseñanzas en tiempo real que te ayudarán a entender las reacciones que provocan una erupción volcánica.

Te mostramos cómo hacer un volcán de sal para que tengas en tu clase o en tu casa un pequeño Etna o Vesubio.

¿Que necesitas para hacer un volcán de sal?

  • 2 tazas de sal
  • 2 tazas de harina
  • 4 cucharadas de aceite vegetal
  • 2 tazas de agua
  • Colorantes alimentarios
  • 1 cucharada de bicarbonato sódico
  • 1 cucharada de jabón de lavavajillas
  • ¼ taza de vinagre común
  • 1 botella de plástico, de agua o refresco
  • 1 plancha de cartón
  • 1 periódico de papel
  • Pegamento

Cómo hacer un volcán de sal

Instrucciones para hacer un volcán de sal

  1. Prepara la zona. En primer lugar, debes preparar el lugar de trabajo donde vas a realizar el experimento, como puede ser una mesa no muy pequeña, un banco de trabajo grande o un rincón en el suelo. Te recomendamos que tenga al menos un metro cuadrado de tamaño.
  2. Prepara una masa. Para comenzar debes hacer es preparar la masa que formará la montaña, el volcán. En un bol o recipiente grande mezcla dos tazas de sal, dos tazas de harina de cualquier tipo, 4 cucharadas de aceite vegetal y dos tazas de agua. Revuelve todo bien con las manos, de manera similar a como se hace en cocina cuando se preparan masas de pan o bizcochos, hasta que consigas una pasta consistente, pero de tacto blando y flexible.
  3. Dale color. Añádele a la masa que estás preparando unas gotas de colorante de alimentación, preferentemente de color marrón o rojo, o rojo mezclado con negro, para que tenga el color típico de una montaña. Reserva a un lado esa masa para usarla después.
  4. El tablero. En la mesa o zona donde vayas a levantar el volcán de sal, coloca un gran trozo de cartón grueso, de al menos un metro cuadrado, aproximadamente, ya sea cuadrado o redondo. En el centro de ese cartón pon de pie una botella de plástico de refresco o de agua, con la aboca hacia arriba, y la pegas por la base al cartón con cualquier pegamento de varios usos.
  5. Estruja papel. Toma un periódico y haz muchas bolas más o menos grandes estrujando las hojas de papel hasta que estén bien arrugadas. Aprétalas contra la botella, rodéandola y haciendo la forma del volcán, configurando un cono con la botella como eje vertical de la montaña.
  6. Moldea la masa. Toma la masa que preparaste con la sal y la harina y los otros ingredientes y la vuelves a amasar y mezclar. Ponla sobre los papeles arrugados que has apelotonado alrededor de la botella de plástico, formando y moldeando lo que será el volcán definitivo, con cuidado y poco a poco, añadiendo puñados de pasta, unos sobre otros y dándole forma con los dedos, comenzando por la base y subiendo hasta llegar a la boca de la botella. Tienes que dejar libre esa abertura del cuello de la botella, que será el cráter del volcán.Cómo hacer un volcán de sal
  7. Pinta tu volcán. Ahora toca darle el toque final al volcán de sal, para que tenga un aspecto realista y se parezca todo lo posible a los volcanes reales. Usa témperas y dale una primera capa de color marrón oscuro como coloración base de imitación del color de la tierra. Deja que se seque un día completo, y dale otra capa, pero en forma de manchones verdes en varios tonos, más o menos oscuros, que semejen la vegetación sobre el volcán, y cuando acabes, deja que se seque otras veintricuatro horas seguidas. De todas maneras, busca imágenes de volcanes en internet para imitar los tonos que tienes y que te quede con el aspecto más real posible.
  8. Crea la lava. Ahora llega el momento de fabricar la lava y ver cómo estalla el volcán. Por la boca de la botella echa una cucharada sopera de jabón lavavajillas, una cucharada sopera de bicarbonato sódico, media cucharadita de colorante vegetal rojo o naranja intenso -para imitar el color incandescente de la lava- y una taza de agua.
  9. La erupción. Una vez que ya está preparado tu volcán de sal, y quieras reproducir la erupción de lava, echa en la botella la cuarta parte de una taza de vinagre corriente de cocina. Échate un poco hacia atrás e inmediatamente verás cómo erupciona de forma espectacular.

Consejos para hacer un volcán de sal

  • El uso de los colorantes alimentarios te será de gran ayuda para que la “lava” tenga el color que más se pueda parecer a la auténtica a la vez que también puedes darle el color que prefieras.
  • Si le añades agua tibia obtendrás una erupción más potente y espectacular.
  • Todo te será más fácil si usas un embudo para verter el bicarbonato de sodio rápidamente en la botella y con más comodidad.

Cómo hacer un volcán de sal

¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 57,14% le ha gustado.