Cómo hacer Slime Casero paso a paso

El slime, o blandiblú, como se le conocía años atrás, es un juguete que se ha convertido en los últimos tiempos de nuevo en una tendencia, lo que hace que millones de personas en todo el mundo los hagan habitualmente. Se trata de un producto muy económico y divertido, que es perfecto para los niños pero también para los adultos.

Tiene numerosos beneficios para los niños y por ello son muchos los padres que se deciden a prepararlo junto a sus hijos. Por esta razón, te vamos a explicar cómo hacer slime casero paso a paso a través de varias recetas diferentes, de manera que puedas tener diversas alternativas para utilizar.

Instrucciones para hacer Slime Casero paso a paso

Cómo hacer slime con bórax

A pesar de que tiene muchos críticos, la receta tradicional del slime se elaboraba con bórax, siendo un producto que se puede utilizar, al mismo tiempo en varias recetas diferentes.

Slime con bórax, pegamento y espuma de afeitar

  1. En primer lugar coge un recipiente de plástico e introduce en él 100 gramos de pegamento, para posteriormente añadirle espuma de afeitar en cantidades pequeñas. Vete removiendo hasta que consigas una mezcla integrada. Según vayas viendo la textura y te guste más o menos podrás añadir más espuma para afeitar o no.
  2. A continuación debes introducir una cuchara de bórax que hayas disuelto antes en agua. Sigue removiendo hasta integrar el ingrediente por completo. Cuando no se pegue a los bordes es que está listo. En ese momento puedes añadir el colorante que quieras para conseguir el color deseado.
  3. Para finalizar tan solo tienes que amasarlo con las manos y ya tendrás listo tu slime para jugar.

Slime con bórax y pegamento

  1. En este caso, debes hacer uso de dos recipientes. Coge uno de ellos y añade en él una cucharadita de bórax y una taza de agua caliente. Remuévelo hasta que consigas una mezcla en la que esté todo integrado.
  2. Utiliza el otro recipiente y añade media taza de pegamento y la misma cantidad de agua caliente que en el caso anterior. Remuévelo y una vez esté bien integrado añade el colorante alimenticio para darle color y sigue removiendo.
  3. Para finalizar tan solo tienes que añadir la primera mezcla que realizaste a la segunda. Debes integrarlo poco a poco, consiguiendo una masa que no se pegue en las manos. Vete juntando ambas mezclas hasta que consigas la masa ideal.
  4. Para finalizar deberás dejarla secar un poco y ya podrás disfrutar de tu slime.

Slime con bórax sin pegamento

  1. Coge un recipiente de plástico e introduce en él media taza de champú para bebés.
  2. A continuación debes añadirle en pequeñas cantidades bórax.
  3. Remueve hasta que consigas una mezcla homogénea que no se pegue a la superficie del recipiente.
  4. Para finalizar añade gotas del colorante alimenticio para darle el color deseado y vuelve a remover.
  5. Ya estará listo tu slime y tan solo te quedará disfrutar de él. De forma rápida y sencilla.

Cómo has podido ver todas estas recetas con bórax son muy fáciles de realizar. Es por ello por lo que ha sido el ingrediente que desde un primer momento ha tenido una gran popularidad a la hora de preparar los slimes, ya que en apenas unos minutos puedes disfrutar de tu moco viscoso con el que pasar un buen rato.

Cómo hacer slime sin bórax

Si quieres hacer slime sin bórax necesitarás pegamento escolar, líquido de lentillas y bicarbonato de sodio.

  1.  El primer paso que debes hacer para esta preparación es introducir el pegamento en un recipiente, para a continuación añadirle un colorante alimenticio. Procede a remover la mezcla para que los ingredientes queden perfectamente integrados. Si quieres que brille, añádele purpurina. Remueve hasta que consigas una mezcla que esté bien integrada.
  2. En segundo lugar debes añadir al recipiente de la mezcla el bicarbonato de sodio, lo que hará que el slime adquiera una mayor suavidad. Vuelve a remover hasta que vuelva a estar integrado por completo.
  3. A continuación llega el momento de añadir líquido de lentillas. Para ello añade dos cucharadas de ella y de forma lenta vete mezclándolo hasta que veas como la masa empieza a endurecer, buscando una mezcla que sea homogénea.
  4. Si quieres un slime que sea más esponjoso puedes optar por añadir espuma de afeitar hasta que consigas la consistencia que prefieras.
  5. Para finalizar tendrás que coger tu elaboración y, mientras lo sigues mezclando hagas un masaje con ambas manos, de forma que conseguirás una bola de slime
  6. Por último tan solo tendrás que disfrutar de tu moco viscoso y jugar con él.

¿Que necesitas para hacer Slime Casero paso a paso?

Aunque cada receta de slime casero cuenta con sus propios ingredientes, dependiendo del tipo de slime que vayas a preparar (con o sin bórax), más suave, más viscoso…, algunos de los principales ingrefientes y elementos que necesita son los siguientes:

  • Recipiente de plástico para realizar las mezclas para la creación del slime.
  • Un instrumento o cuchara con la que batir y hacer la preparación de la mezcla para el producto.
  • Colorante. Es un elemento fundamental para poder conseguir que el slime tenga más vida. En las recetas se aconseja utilizar colorante vegetal para dar el color al moco. Su ventaja es que no es tóxico y no pasa nada si es ingerido. En todo caso, podrás utilizar otros tipos de colorantes.
  • Cola o pegamento. Se utiliza para unir los diferentes ingredientes que componen el slime además de para darle al mismo la textura y la consistencia que necesita.
  • Bicarbonato de sodio. Se emplea en aquellos casos en los que se va a hacer un slime sin bórax. Al utilizarlo el slime logra tener una consistencia que es similar a la que se consigue con el bórax.
  • Maicena o harina de maíz. Se utiliza para conseguir un aporte de consistencia y textura en la elaboración.
  • Agua. Se utiliza en las recetas con haria para que el slime pueda quedar más aguado o espeso según las preferencias de cada uno.

Consejos para hacer Slime Casero paso a paso

Algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de preparar slime casero son los siguientes:

  • Debes tratar de almacenar el slime siempre en un recipiente que se encuentre cerrado con tapa cuando no lo estés utilizando, o en su defecto en una bolsa con cierre hermético, ya que así podrás hacer que dure más tiempo. Si no lo haces se endurecerá rápido y tendrás que desecharlo con mayor rapidez. Conservándolo de la manera apropiada te puede durar en torno a uno o dos meses.
  • Si quieres prolongar más la durabilidad del slime, una buena opción es guardarlo en la nevera.
  • Antes de empezar con la preparación del slime cubre la superficie sobre la que vas a trabajar con un plástico. El slime mancha mucho. Por ello también es aconsejable que utilices prendas de ropa que no importe que se manchen. Esto es aplicable tanto para su preparación como a la hora de jugar con él.
  • No tengas miedo de experimentar con las proporciones. Ni tampoco con nuevos productos y elementos que puedas incorporar a tu slime. De esta forma conseguirás conocer nuevas sensaciones y texturas.
  • La cola escolar es perfecta para crear slime. De hecho es mejor opción que optar por la lavable.
  • Debes tener en cuenta que no todos los líquidos de colas, pegamentos y lentillas sirven para la preparación de slime.
¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.