El Slime es una masa de aspecto gomoso que durante generaciones ha ido recibiendo diferentes nombres y que ha sido un juguete que a lo largo de su vida han utilizado una gran cantidad de personas. En la actualidad están en auge y desde hace unos años ha adquirido una gran popularidad, en gran parte por la gran cantidad de opciones de personalización que ofrece y lo llamativo que es.

Saber cómo hacer slime sin almidón y sin bórax es una de las mejores opciones que hay, ya que el perfecto para los niños, que así de manera segura podrán manipularlo e incluso se lo podrán llevar a la boca sin que ello suponga un riesgo para ellos. De esta manera es una de las mejores opciones para los niños más pequeños.

Conseguir hacer slime casero es algo muy sencillo, mucho más de lo que la gente puede llegar a pensar. El problema que existía hasta ahora era que la gran mayoría de las recetas que eran conocidas hacen uso de un producto químico como el bórax, el cual puede llegar a ser muy perjudicial y tóxico para los niños. Esto llevo a muchos padres a buscar maneras de lograr un slime casero sin ese producto y, gracias a ellos, hay una gran cantidad de opciones en la actualidad.

Juegos con slime

Si ya has hecho tu slime o estás pensando en hacerlo, debes saber qué este producto ofrece muchas posibilidades de diversión, pudiendo realizar una gran cantidad de actividades. Es perfecto para fiestas infantiles o para cualquier día en el que te quieras divertir con tu hijo.

Algunas de sus aplicaciones más divertidas son:

Ducha de slime

Hacer una ducha de mocos es muy divertido, una actividad perfecta para el verano y para llevar a cabo en el jardín o el patio. Además también es muy divertido para fiestas infantiles con los amigos de tus hijos. Seguro que se divierten bañándose en slime.

Slime explosivo

Puedes añadir a tu slime petazetas, una mezcla que hará las delicias de los pequeños de la casa, que al manipular el moco sentirán pequeñas explosiones que les producirán un cosquilleo en sus manos. Es una buena forma de potenciar las posibilidades del slime, colocando petazetas en la elaboración del mismo.

Beneficios de jugar con slime

Al contrario de lo que muchas personas puedan pensar al respecto, jugar con slime tiene numerosos beneficios para los niños, siempre y cuando se utilicen los ingredientes apropiados. Algunas de las ventajas de apostar por esta masa viscosa como juguete son las siguientes:

  • Ayuda a los niños y adultos que tienen algún tipo de problema de ansiedad o estrés, ya que con su manipulación se conseguirán relajar, reduciendo así las posibilidades de que sufran algún tipo de ataque nervioso.
  • Al manipular el slime estarán experimentando con una nueva textura que les llevará a tener sus propias sensaciones y pensamientos acerca de las mismas, lo que favorecerá a la hora de que puedan construir su vocabulario y entender nuevas palabras.
  • Con su manipulación también estarán sintiendo una estimulación sensorial.
  • Contribuye a la hora del desarrollo de las habilidades motoras, ya que con este juguete son capaces tanto de partirlo como de modelarlo, estirarlo, etcétera.
  • Al jugar con otros niños con el slime se estarán fomentando sus habilidades sociales, haciendo que comparta el juego y puedan disfrutar en compañía divirtiéndose con este moco que les resulta tan atractivo, sobre todo a edades tempranas, cuando están en plena experimentación.
  • Pueden utilizar el slime junto a otro tipo de juguetes, haciendo así que puedan experimentar mezclándolos y combinándolos, siendo una manera de fomentar la creatividad y su capacidad para experimentar.

De esta manera, se puede considerar que el slime es un juguete perfecto para los niños, aunque para ello es imprescindible utilizar ingredientes adecuados, que estén libres de cualquier ingrediente que pueda resultar tóxico o perjudicial, ya que en ese caso se estaría poniendo en riesgo a los más pequeños.

Instrucciones para hacer Slime sin Almidón paso a paso

  1. El primer paso que debes llevar a cabo para preparar slime sin almidón paso a paso es deshacer la bolsa de ositos de gominola. Para ello puedes recurrir al microondas o hacerlo al baño María, consiguiendo así una masa homogénea.
  2. Ten en cuenta que si utilizas ositos de un solo color, conseguirás que el slime sea de ese color. Si combinas diferentes colores conseguirás diferentes tonos. De esta manera puedes experimentar e incluso y probando diferentes elaboraciones.
  3. Una vez que hayas hecho este proceso y consigas una masa de los ositos de gominola debes dejarlos enfriar un poco. No los debes enfriar del todo, sino que queden tibios, de forma que puedas tocarlos sin quemarte.
  4. A continuación debes extender la masa que has creado sobre una capa de maicena y empieza a amasar.
  5. Durante el proceso debes ir añadiendo tanta maicena como necesite para que el slime no quede pegajoso.
  6. Si quieres puedes añadir petazetas a la mezcla. Esto hará que al manipularla se puedan apreciar pequeñas explosiones, algo muy divertido para los niños.
  7. En este caso estamos ante una receta que tiene una baja durabilidad. Es decir, cuando acabes de jugar con la masa y ya se enfríe por completo, se solidificará. Este es su principal inconveniente. Sin embargo, es tan rápida y sencilla de hacer que podrás repetirla tantas veces como te apetezca, y sin ningún riesgo para los niños.

¿Que necesitas para hacer Slime sin Almidón paso a paso?

Para hacer el slime sin almidón necesitas los siguientes ingredientes. No obstante, debes tener en cuenta que en internet podrás encontrar una gran cantidad de recetas diferentes para hacerlos.

  • 1 bolsa de ositos de goma (chuchería, de gominola)
  • Maicena
  • Papel de horno para proteger el espacio de trabajo u otro elemento similar.
  • Agua (por si al cogerlo se encuentra demasiado pegajoso).

Consejos para hacer Slime sin Almidón paso a paso

  • Existen otras opciones de slime casero que no emplean ni bórax ni almidón, si bien en esos casos se suele optar por jabón de cocina, el líquido de las lentillas u otro tipo de productos parecidos. Sin embargo, en estos casos, aunque son menos tóxicos y perjudiciales que el bórax, siguen siendo un peligro para los niños si se lo llevan a la boca. En este caso estás ante una receta que es completamente comestible y seguro.
  • De cara tanto a la preparación como para jugar con slime es aconsejable usar ropa que se pueda manchar. Es complicado borrar sus manchas de la ropa.
  • Los slime ofrecen una gran cantidad de opciones de personalización, por lo que puedes ser creativo a la hora de crear diferentes texturas. Puedes usar petazetas u otros elementos similares. Trata de buscar texturas diferentes en alimentos u otros ingredientes sanos. Si son comestibles mucho mejor, ya que así no habrá riesgo para el menor.
  • Mientras estén jugando con el slime debes mantener atención sobre los niños, ya que aunque sean comestibles, siempre puede haber algún problema jugando. Por este motivo, dado que se trata de una masa viscosa es recomendable mantener el control sobre el niño en todo momento mientras lo manipule.
  • Crea el slime junto al niño, de forma que se pueda sentir partícipe y se lo pase bien tanto jugando con él como en su elaboración. Haz que colabore y seguro que tanto él como tú disfrutáis al máximo del movimiento en compañía mutua.
¿Te ha gustado?