Contenido del Artículo

Los cenotes son cavernas llenas de agua cristalina, muchos de ellos subterráneos pero también abiertos al aire, formando grandes hoyos o cráteres cubiertos por una laguna. Precisamente, cenote es una palabra de origen maya que significa hoyo con agua y son un fenómeno geológico que se da sobre todo en la península mexicana de Yucatán, aunque también en la de Florida y otros lugares del mundo.

Sin embargo, donde se han estudiado más y se conservan y se explotan para el turismo es en Yucatán, donde se han inventariado más de 2400 (y otros 2.500 en el estado cercano de Quintana), aunque se calcula que hay más de 10.000. Se ha descubierto que forman toda una red interconectada entre ellos y también con el mar, de forma que el agua salada se puede encontrar en cenotes a muchos kilómetros de la costa. Cuando el agua dulce y la salada se mezclan, forman bonitos efectos de luz y color. Además, están llenos de una rica fauna de peces y de flora exclusivas de sus aguas y entorno.

Los cenotes tuvieron un uso ritual en la cultura maya, donde incluso se realizaban sacrificios humanos. Era una forma de obtener agua para ellos, que también consideraban que eran la entrada al inframundo, lo que les otorgaba un fuerte simbolismo religioso.

Los cenotes son lugares de gran belleza tanto para una estancia vacacional de descanso como para la práctica del buceo y otros deportes acuáticos, lo que los ha convertido en un gran atractivo turístico para los visitantes de México. Para ayudarte en tu elección de qué cenotes visitar en la Riviera Maya-Cancún te hablamos de varios de los más espectaculares.

Que Necesitas

  • Protectores solares y repelentes antimosquitos biodegradables.
  • No padecer claustrofobia ni problemas cardíacos.
  • Zapatillas deportivas que se pueda mojar o calzado de goma.
  • Un guía para los cenotes más extensos y con más grutas.

Que Cenotes visitar en la Riviera Maya – Cancún

Instrucciones

  1. La ruta de los cenotes. En Cancún existe la Ruta de los Cenotes, un grupo de ellos que se pueden visitar a lo largo de la costa a partir de la ciudad de Cancún en dirección a Puerto Morelos, para luego desviarse siguiendo las indicaciones de cada lugar, en los que se pueden realizar todo tipo de actividades de ocio y disfrute de estos parajes paradisíacos. Los más renombrados son ocho: Las Mojarras, Siete Bocas, La Boca del Puma, Verde Lucero, Chilam Balam, La Noria, Kin Ha y Zapote. En todos ellos se puede nadar, bucear, usar una tirolina o “tirolesa” para lanzarse al agua y descansar en hamacas, y en varios es posible llegar en bicicleta o realizar una visita en coche por varios de ellos, e incluso adentrarse en la selva cercana en lo que es una auténtica aventura.
  2. Cenote Sagrado. Se localiza en la zona arqueológica mejor conservada de Yucatán, la de Chichén Itzá. Es a cielo abierto y mide 60 metros de diámetro y tiene una profundidad de 15 metros. Dado su valor cultural, este cenote sólo está abierto a la admiración y visita y no se puede nada en él ni realizar actividades deportivas. En él los mayas celebraron ritos religiosos, arrojando vírgenes ricamente ataviadas, así como joyas de ónice y jade y vasijas de cerámica, muchas de las cuales se han recuperado y se exponen en un museo.
  3. Dos Ojos. Es uno de los mejores cenotes para practicar el buceo y la fotografía en cavernas subterráneas. Se trata de tres grandes grutas llenas de estalactitas y estalagmitas, comunicadas entre sí por ríos también subterráneos, que a su vez se extienden por 57 kms. Tiene varias comodidades para el visitante, como hamacas, etc. Está a 14 kilómetros de la ciudad de Tulum, en el Parque de Cenotes Hidden World. Para visitarlo en profundidad es muy recomendable contratar un guía.Que Cenotes visitar en la Riviera Maya – Cancún
  4. Cristal. Este cenote, cerca de Tulum, es abierto y de aguas cristalinas, ideal para la visita de adultos y niños, donde se puede hacer buceo y esnórquel y se puede descansar en sus inmediaciones.
  5. Cenote Escondido. Está rodeado de una vegetación exhuberante, igual que el cenote Cristal, que se encuentra enfrente, y también es un lugar excelente tanto para los principiantes como para niños que sepan nadar y disfrutar de zambullidas en un entorno de relax y tranquilidad.
  6. Gran Cenote. Es otro cenote cerca de Tulum, al final de la ruta de los cenotes, hacia el sur, y se puede observar con detalle, incluida su fauna subacuática, sin necesidad de bucear, gracias a la gran cantidad de luz natural que recibe. Tiene una profundidad no muy grande, de diez metros, y cuenta con estacionamiento para vehículos y posibilidad de alquiler de equipos de buceo y esnórkel.

Consejos

  • No olvides que los cenotes están en lugares de gran belleza natural y sus aguas son extraordinarias, pero lo es aún más el paisaje debajo del agua, y la flora y fauna casi exclusiva de ellos que allí podrás observar.
  • En más de un cenote no hay servicios sanitarios, por lo que deberás prever esta situación.
  • En varios cenotes no se permite la entrada de mascotas, ni cremas y productos que no sean biodegradables, para evitar la contaminación de las aguas subterráneas.
  • Respeta las indicaciones y carteles para evitar accidentes, recuerda que estás en una zona agreste.

Que Cenotes visitar en la Riviera Maya – Cancún

¿Te ha gustado?