Salir de viaje con niños es algo muy diferente a hacerlo sólo entre adultos, porque cualquier destino, por fantástico que sea, como es París, una maravilla para una escapada romántica, para los amantes de la pintura y el arte o para la gente de paladar exquisito, se puede convertir, si no en un infierno, sí en una carrera de obstáculos a poco que no se organice y planifique pensando en los tiernos infantes.

A la hora de preparar en un viaje a París con tus hijos e hijas, o sobrinos, o con un grupo infantil, surgen todo tipo de dudas: ¿se aburrirán en las visitas a monumentos y museos?, ¿encontraremos restaurantes donde los vecinos de mesa no nos asesinen con la mirada?, ¿las colas no pondrán de los nervios a los chiquillos? Y tantas otras preguntas.

Sin embargo, París es una ciudad amigable para los niños turistas, ya que las colas se pueden evitar sacando las entradas de museos y monumentos por internet, y hay restaurantes perfectos para llevar a los niños, así como actividades de todo tipo que les encantarán. Y todo esto sin contar con Eurodisney, un parque temático en las cercanías de la Ciudad Luz especialmente diseñado para ellos (aunque también hay que planificar la visita al ser un lugar con muchas posibilidades de diversión). A continuación te damos varias pautas de cómo visistar París con niños.

¿Que necesitas para visitar París con niños?

  • Entradas para los lugares a visitar adquiridas en internet
  • Un mapa de París
  • Organizar previamente y con detalle las zonas a visitar de cada lugar
  • Una cámara fotográfica

Cómo visitar París con niños

Instrucciones para visitar París con niños

  1. Alojamiento. Te proponemos un par de hoteles dirigidos a los niños como huéspedes deseados: uno es el hotel Bel-Ami, en un barrio tan típico como Saint Germain des Prés, donde les darán un osito de peluche como regalo de bienvenida a los más pequeños. Además, hay muchos detalles para los críos, como una Play Station en cada habitación, juegos, accesorios en los baños… y un servicio de canguro o cuidadores por horas. Otra recomendación es el Meurice Hotel, un clásico, enfrente del Jardín de las Tullerías, con camas supletorias en las habitaciones, dulces a la llegada de los niños, albornoces y zapatillas infantiles, menús para niños y un tiovivo para que jueguen en el jardín.
  2. Las comidas. Comer fuera con niños siempre es algo estresante para los padres y acompañantes, porque la típica y alegre algarabía infantil es vista con prevención por muchos clientes de restaurantes. Sin embargo, podemos encontrar en París algunos lugares donde disfrutar de una buena comida con ellos. Los castizos bistrós parisinos acostumbran a ser muy pequeños e incómodos, pero los hay por todas partes y en ellos se puede tomar algún bocadillo o plato rápido. Te proponemos un par de sitios. Uno es Ô Restaurant, un restaurante en un barco anclado en una orilla del Sena, espacioso y que sorprende a los niños, los fines de semana, con un mago que se acercará a vuestra mesa y entretendrá a tus hijos con trucos y juegos. La otra es Le Comptoir Generale, un sitio muy particular porque combina restaurante, galería de arte, café, bar y tienda. Es especialmente famoso el brunch de los domingos. Su cocina, al igual que el ambiente, está muy inspirada en el exotismo africano, por lo que encontrarás muchos zumos y frutas diferentes para tomar.
  3. París en globo. A la hora de las visitas, algo que encantará a los niños es ver París desde una altura de 150 metros en el Ballon de París, situado en el parque André Citroën. Es un globo cautivo, por lo que no vuela sobre París, sino que está fijo y seguro. En él caben hasta 60 niños y está abierto todos los días, y tiene la particularidad de que cambia de color con los cambios de la polución en el aire. Únicamente cierra en caso de mal tiempo.Cómo visitar París con niños
  4. La Ciudad de los Niños. La Cité des Enfants se encuentra dentro de la Ciudad de las Ciencias, un museo pensado sólo para la infancia. Por eso, está dividido en dos zonas, una para las edades de de 2 a 7 años, con 1.700 metros cuadrados, y la segunda para los de 5 a 12 años. En el área de los más pequeños se divide en cinco partes adecuadas al desarrollo cognitivo de esas edades, y en la segunda conocen descubrimientos y avances científicos con juegos y actividades tan divertidas que también atraerán a los adultos.
  5. El parque de la Villette. Este es uno de los parques más grandes de París, con 55 hectáreas, y está dedicado a las ciencias y al arte, pero, tal como dijo su fundador, “pensando como un niño”. Tiene múltiples espacios que sorprenderán a los niños pero también a sus acompañantes adultos, lugares como la Ciudad de las Ciencias y de la Industria, la Ciudad de la Música, el pabellón Paul Delouvrier, además de doce jardines temáticos y un puerto naval con un gran número de actividades dirigidas por monitores expertos.
  6. París en barco. Igualmente gustará y será todo un acierto llevar a los niños a un paseo navegando en el Batobus por el Sena, con paradas en los puntos más representativos de la Ciudad-Lux, como el Museo del Louvre, Notre-Dame y la torre Eiffel. Existe un billete para todo el día para bajar y subir todas las veces que quieras. Funciona desde abril a noviembre.

Consejos para visitar París con niños

  • También querrás llevar a los niños a sitios como el Jardín de las Tullerías, al lado del Louvre, donde se sitúan diversas atracciones con el buen tiempo, como una magnífica noria desde la que tener unas vistas de todo París a vista de pájaro.
  • Otros de los muchos lugares donde ir con niños en París son el parque Playmobil y el parque Astérix, aparte de los que son también imprescindibles para pequeños y grandes, como la torre Eiffel o el museo del Louvre y su entorno. Y además tienes el hiperpublicitado parque temático de EuroDisney, fuera de la ciudad.

Cómo visitar París con niños

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.