El mundo de la cultura oriental sin duda es un mundo fascinante, sobre todo si hablamos de su gastronomía. De ella lo has probado todo, como el arroz, los rollitos de primavera y demás, sin embargo, aún te queda una cosa más, aprender a usar palillos chinos.

Todo novato que coge palillos chinos tiene una gran confusión a la hora de usarlos, ya que no sabe exactamente cómo se cogen y siempre se le forma una X, sin lograr así coger el alimento. Desesperado por esto, vuelve al tenedor y se olvida de los palillos.

Esto hace que no disfrutes al 100% de la cultura china, ya que en esta cultura en concreto, los palillos chinos son una parte fundamental de la misma, en la cual sólo podrás estar integrado si usas estos utensilios para comer.

Eso sí, seguro que estás pensando que es imposible, que ya lo has intentado un millón de veces y que desistes, ya que por muchas formas que pruebes para usarlo, no consigues dar con la tecla y la comida siempre se cae por este motivo.

Sin embargo, no es tan complicado como tú te crees esto de los palillos chinos, ya que en el fondo sólo es coger un poco de práctica y saber un par de cosas sobre los mismos, sobre su funcionamiento y sobre cuál es el pequeño truco oculto para saber usarlos y que nadie te ha contado.

Aunque seas un tipo torpe que no sabe ni coger un tenedor correctamente, vas a poder aprender a coger un palillo chino en cuestión de minutos. Si no me crees, mira las instrucciones de debajo para ver lo fácil y rápido que te va a resultar hacerlo correctamente.

Instrucciones para usar palillos chinos

  1. Coger el palo fijo con dos dedos:
    Lo primero que debemos saber a la hora de aprender a usar palillos chinos, es que al contrario de lo que mucha gente se cree, sólo uno de los dos palos se va a mover, quedando el otro fijo con el único objetivo de sujetar. El primer palillo que se coge es el palo fijo, el cual se coge con dos dedos, los cuales son el pulgar y el índice. Este palo debe estar inmóvil y por eso se debe sujetar en la parte de debajo de los dedos, para que así se mantenga fijo mientras movemos el otro palillo para comer. Cógelo por una zona que esté más arriba que abajo, para tener mayor movilidad con los palillos móviles después.
  2. Coger el palo móvil con los mismos dedos:
    Una vez que hayamos cogido el palo fijo, es hora de dejarlo quieto y coger el palo que se mueve, algo que haremos usando los mismos dedos que hemos usado antes para coger el palillo fijo, manteniéndolo en la mano. El palo móvil se coge con los dedos más arriba que con el palo fijo, para tener movilidad hacia arriba y hacia abajo. La posición en la cual se coge el palo debe ser igual que con el palo fijo, es decir, que los dos se junten en sus puntas si tal que cerramos el palo móvil, para que así podamos comer con ellos de una forma cómoda, sin tener ningún tipo de problema para poder hacerlo de forma correcta.
  3. Mueve el palo móvil para abrir y cerrar:
    Ahora hay que mover el palo móvil para poder comer con él, pero antes de eso, vamos a aprender cómo es el movimiento. Mientras dejamos el palo fijo siempre quieto, vamos a mover con el dedo índice el palo móvil, mientras mantenemos fijo el palo fijo apoyando el pulgar. Se trata de actuar como una especie de pinza, es decir, de que el palo móvil se mueva hacia una zona fija que es el palo fijo y así poder atrapar la comida. Obviamente no cruces los palos, ya que si no se va a formar una especie de X y no vas a ser capaz luego de comer de la manera correcta, así que trata siempre de que se asemeje a la forma de una pinza de la ropa, donde hay una parte recta que no se mueve (palo fijo) y otra móvil que hace presión contra ella o suelta a voluntad del usuario (digamos que haciendo el símil, nosotros somos el muelle que hace fuerza hacia adentro).
  4. Come y practica:
    Como todo en esta vida, al principio no vas a dominar del todo la técnica de comer con palillos, sin embargo, con práctica todo se puede mejorar y al final vas a aprender a usarlos como un auténtico chino. Te aconsejo comer primero cosas sencillas y fáciles de agarrar, como por ejemplo albóndigas y alimentos sólidos que se sujeten bien. Una vez que cojas el truco, podrás agarrar más fácilmente fideos y otros alimentos sin que se te caigan, aunque al principio sólo logres agarrar un grano o dos.
¿Te ha gustado?