Uno de los juegos de cartas más adictivos y populares del mundo es la brisca, una juego de cartas muy popular en España y que tiene ya muchos años de antiguedad.

Este juego es un juego de cartas muy típico en los bares, en los cuales mucha gente de todas las edades pasaba un buen rato jugando a las cartas con otras personas de su misma edad o de distintas edades.

Este juego de la brisca se juega en una baraja española, es decir, en una baraja que tiene 40 cartas y 4 palos, los cuales son los bastos, los oros, las espadas y las copas y las 40 cartas van enumeradas del 1 al 12, saltándonos el número 8 y el 9(menos si la baraja española es de 48 cartas).

Este juego es uno de los juegos de cartas más rápidos, ya que cuando nos queramos dar cuenta, habremos cambiado de manos muchas veces. Al contrario de juegos lentos como el chinchón, este juego es ideal para si tenemos poco tiempo para jugar, ya que una partida de brisca suele durar poco tiempo, un tiempo que podemos luego usar en otras cosas.

Además de eso, este juego de la brisca es un juego que es muy fácil de jugar, ya que cualquier persona puede aprenderse las reglas del mismo con mucha facilidad, sin tener que complicarse mucho la vida. Sólo hay que saber un poco las reglas del juego para poder ser un buen jugador de brisca, ya que luego se van perfeccionando las estrategias a medida que va a jugando.

Nosotros vamos a jugar a la brisca clásica, la brisca Española de toda la vida, ya que aunque haya variantes de briscas con características distintas, como por ejemplo ser un poco más rápidas, a nosotros nos gusta jugar siempre a lo más original que exista en ese momento.

Por esta razón, presta mucho atención ya que vamos a aprender a jugar al juego de la brisca original, con todos sus pasos, todas sus reglas y todo lo que necesitas saber para poder disfrutar de uno de los mejores juegos de cartas del mundo.

Cómo jugar

Este juego de cartas es un juego que se juega con entre 2 y 6 jugadores, los cuales se pueden escoger parejas o se pueden jugar uno contra uno como se ha hecho toda la vida. Lo que hay que hacer en este juego es conseguir puntos echando cartas de la manera siguiente.

Cómo jugar a la brisca

Una persona reparte un número determinado de cartas, el cual suele ser tres cartas. Después de eso, se voltea una carta del montón al azar y el palo que salga, es el triunfo, el palo que gana a todos. Lo que hay que hacer es echar cartas al centro de la mesa, tratando de ganar el centro de la mesa en un turno donde se echan las cartas de una en una. Viendo el orden de cartas que hemos puesto abajo, debemos de tratar de superar siempre al rival en puntos, excepto si tenemos un triunfo, el cual nada más lo echamos ganaremos la mano de cartas. Cuando ganamos una mano, todas estas cartas van para nosotros, las cuales vamos a poner en un montón boca abajo. El que ha ganado la mano, robará primero una carta del montón y la dejará boca abajo para volver a empezar la mano, teniendo los otros que robar otra carta del montón pase lo que pase.

Cómo ganar

La única forma de ganar en la brisca es teniendo más puntos que el resto al terminar el juego.Cuando el juego acaba, nos tenemos que poner a contar todas las cartas boca abajo que tenemos, las cuales se deben contar según el apartado de puntos de las cartas que veremos más abajo. Cuando sumamos todos los puntos, el que más puntos tiene es el ganador de la partida.Por cierto, el juego termina cuando ya no hay más cartas que robar del montón de cartas que han sobrado.

Cómo jugar a la brisca

Eso si, este modo de ganar está bien si sólo tienes 5 minutos para jugar, sin embargo, cuando tienes toda la tarde, lo que se suele hacer es ir apuntando los puntos en un cuaderno y hacer una partida al mejor de muchas. Se coge un cuaderno y se hace una tabla con los nombres de las parejas o de los jugadores, apuntando los puntos que han conseguido en cada partida. Cuando acabes todas las partidas, suma todos los puntos generales y el que tenga más puntos es el ganador total de la partida de la brisca.

El triunfo

Ahora vamos a hablar de la carta especial del triunfo, es decir, del palo que les gana a todos. Cuando empezamos la partida, le debemos dar la vuelta a una carta de la baraja. El palo que salga, es el palo del triunfo, es decir, que si estamos jugando y echamos una carta cualquiera del palo triunfo, ganaremos la mano y nos llevaremos las cartas.

Cómo jugar a la brisca

Por ejemplo, si el palo triunfo es el bastos y uno echa un rey de todos, nosotros podremos echar un dos de bastos que tengamos en la baraja para ganar, aunque sea un simple dos. En el resto de casos, todos los palos son iguales sin contar el triunfo por supuesto.

Puntos de las cartas

Ahora vamos a hablar de los puntos de las cartas, es decir, de lo que valen las cartas en puntuación a la hora de contar. La carta que más vale es el as, luego viene el tres y luego desde el rey hasta las sota va bajando de valor. del nueve al dos las cartas no valen nada. El as vale 11 puntos, el tres vale 10 puntos,  el rey vale 4, el caballo vale 3 y la sota vale 2 puntos, el resto valen 0 puntos. Este orden es el mismo que para ganar a la brisca, ya que si echamos un as en el centro de la mesa, vamos a ganar la partida a menos que alguien eche un triunfo.

Para contar las cartas, vamos a ir sumando todo según el valor. Por ejemplo, si tenemos dos ases, tres cuatros, un diez y tres treses, vamos a tener 11+0+2+10, es decir, un total de 23 puntos. Como verás, los cuatros no valen nada.

Estrategia para ganar a la brisca

En este juego, se pone en práctica la habilidad del jugador, el cual debe tratar de obtener el mayor número de puntos. La estrategia de la brisca consiste en tener paciencia y en guardar los triunfos y las cartas buenas para cuando la ocasión sea precisa. Si por ejemplo tenemos un triunfo y sabes que al rival no le quedan, ponle una trampa lanzando un tres al centro de la mesa. Si tiene un as, el rival va a lanzarlo al centro de la mesa para poder ganar la partida, sin embargo, ahí estás tu con tu triunfo para llevarte la mano. De esta manera, no sólo ganarás 10 puntos con tu tres, sino 11 puntos con su as, un total de 21 puntos en una sola mano, algo que no está nada mal.

Si juegas en pareja, debes tener compenetración y ayudar a tu equipo. Por ejemplo, si un compañero ha echado una carta baja y el rival una alta, puedes echar un triunfo para que el equipo se lo lleve todo de una sola vez.

¿Te ha gustado?