La brújula es un instrumento compuesto por una aguja magnetizada que gira alrededor de un eje. La finalidad de este utensilio es servir como orientación a quien la utilice. Debido a la manecilla que la compone, indica dónde está cada punto cardinal, representados por: el norte, sur, este y oeste.

Su origen se remonta al continente asiático, específicamente, en China, alrededor del siglo IX. Nació con la finalidad de determinar las direcciones en mar abierto, pues, hasta ese momento, los navegantes solo podían conocer su ubicación mediante la posición de los cuerpos celestes. Así, su presentación constaba de una vasija llena de agua con una aguja imantada dentro, la cual giraba en su eje para mostrar la ubicación. La tierra, internamente posee un imán que señala los puntos cardinales a través del polo sur del planeta. Por ende, la brújula tiene la capacidad de mostrar las direcciones a través de su compuesto magnético.

Así, siempre se ha dicho que los polos opuestos se atraen, y eso, es lo que sucede con la atracción entre las brújulas y la tierra. Dado que, el instrumento contiene una aguja imantada con polo norte magnético, por ello, suele ser atraída por el polo sur magnético que posee la tierra, permitiendo indicar las direcciones desde cualquier punto del planeta.

Desde su creación, las brújulas han experimentado ciertas variaciones. Pues, las primeras, eran de gran tamaño, dificultado su posesión. Anteriormente, la brújula solo se utilizaba en casos especiales para determinar las orientaciones del mar, puesto que, su gran tamaño y peso, impedían que las personas pudiesen guardarlas en sus bolsillos o carteras. Por tanto, con el transcurrir de los años, fue mejorada para reducir su volumen y facilitar su uso, cambiándose la vasija de agua por un eje rotatorio, y añadiéndose iluminación para poder utilizarse en zonas de baja luz. Manteniendo, por supuesto, su principal función.

Actualmente, la brújula ha sido desplazada y remplazada por sistemas de navegación más avanzados y completos, utilizando la tecnología para implementar mejoras que permitan arrojar direcciones más exactas con números, calles, y demás; como es el caso del GPS, el cual es un método de posicionamiento global, que ofrece mayor exactitud y precisión en la información que arroja. Sin embargo, dichos sistemas no pueden ser utilizados sin energía eléctrica o alta cobertura de señal, por lo que, la brújula aún sigue siendo el único instrumento que se adapta a cualquier condición que presente el planeta, entre sus variaciones climáticas y limitaciones conexas.

Por ello, si aún no sabes utilizar una brújula y te interesa conocer más sobre su funcionamiento y pasos exactos, a continuación, te mostramos: «¿Cómo funciona una brújula?»

¿Que necesitas para una brújula?

  • Brújula

Instrucciones para una brújula

Uno de los instrumentos que ha cobrado mayor relevancia en el mundo de la orientación, que todos conocemos y que por lo menos, alguna vez hemos visto una de sus variaciones, es la brújula.  Pocos, saben cómo utilizar esta herramienta y cuál es su verdadero funcionamiento, pues, con el pasar de los años ha sido olvidada por la entrada de los nuevos sistemas tecnológicos que han arrojado mayor exactitud y precisión en las direcciones cardinales que arrojan.  Sin embargo, aún hay personas que la utilizan de la manera adecuada, pues ella, suele adaptarse a cualquier variación del medio ambiente. Por ende, a continuación, te presentamos: «¿Cómo funciona una brújula?»

  1. Conócela: para determinar el funcionamiento de la brújula, es importante que conozcas cada parte de ella, instrúyete en el área y lograras comprender mejor, cómo es su funcionamiento.
  2. Diferencia los tipos: desde su surgimiento, la brújula común, ha experimentado diversas variaciones que han respondido a las necesidades del momento. Antes, eran de gran tamaño y peso, dificultando su uso. Hoy en día, son más livianas y de menor volumen, ahora, son más fáciles de dominar. Recolecta información concerniente a los diferentes tipos de brújula.
  3. Identifica sus partes: para conocer el funcionamiento de un instrumento, es importante que puedas reconocer cada parte de él. En este sentido, la brújula, está conformada por: la base (pieza que sustenta la herramienta), anillo giratorio (ubicado encima del cilindro contenido en la base, debe estar graduado a 360º, para lograr mayor precisión), aguja magnética (ubicada dentro del cilindro, es la pieza más importante del instrumento, pues, realiza la interacción magnética con la tierra), flecha orientadora (ubicada dentro del cilindro, debajo de la aguja magnética), punto de lectura (punto de color blanco, encima del anillo giratorio, permite realizar cualquier lectura de búsqueda que se realice) y flecha de dirección de viaje (opuesta a la flecha orientadora).
  4. Toma la brújula: coloca en tu mano la brújula, frente a la altura de tu pecho, para conocer tu ubicación física. Si por el contrario, quieres verificar tu ubicación mediante un mapa, coloca la brújula sobre él.
  5. Identifica tu dirección cardinal: determina a dónde te diriges, dónde estás parado. Para ello, mira la brújula, si estás en el norte, las agujas estarán estáticas. Si por el contrario, estás en el nordeste, por ejemplo, las agujas del instrumento giraran hacia un lado u otro.
  6. Utilízala: para aprender a usar una brújula, es importante que tengas contacto con ella, pero es mejor, si tratas de ubicar una dirección utilizándola. Por ende, toma un mapa para corroborar. Sal de tu casa, con dirección hacia algún negocio cercano (contrario a tu ubicación). Mueve la brújula para estimular el movimiento de las agujas, una vez se detengan, sabrás a dónde te diriges.  

Consejos para una brújula

La brújula, al igual que el mapa, son los elementos más importantes para ser capaz de orientarse en zonas desconocidas. Uno, es más complejo que el otro, solo, se debe conocer en su totalidad para llegar a dominar su uso. La brújula, como hemos mencionado, basa su funcionamiento en la atracción magnética que ejerce la tierra sobre la aguja imantada que la compone, indicando así, la dirección en relación a los puntos cardinales. Anteriormente, te mencionamos, «¡Cómo funciona una brújula!» y te indicamos cómo utilizarla. Asimismo, a continuación, te presentamos unos útiles consejos que deberás considerar sobre el tema.

  1. Es importante que durante el proceso, estés manipulando la brújula, para lograr aprender su funcionamiento y uso, efectivamente.
  2. Ayúdate con el mapa para corroborar tu dirección exacta, y adónde te diriges.
  3. Practica todos los días, aprender a utilizar un instrumento con exactitud y tan variable como la brújula, es cuestión de constancia. Por ello, no decaigas si no logras dominarlo el primer día, sigue intentando.
  4. Ten contacto directo con el instrumento, visualiza cada parte de él, y repasa cuál es su funcionamiento.
  5. Aprender a utilizar una brújula, nunca está de más. No sabes cuándo podrías llegar a necesitarla.
  6. Algunos móviles, también incluyen una brújula, no el GPS, sino, una brújula Tómala como punto de comparación con el instrumento en físico, así tendrás mayor seguridad de que funciona adecuadamente.
  7. Si conoces a alguien que sepa cómo manipular una brújula, pídele orientación y apoyo sobre el proceso. Así, podrás esclarecer las dudas que surjan.
  8. Una vez, logres dominar la brújula, confía en ella y en los datos que te arrojará. Pues, previamente, has corroborado cuán eficaz puede llegar a ser.
  9. Repite el proceso cuántas veces consideres necesario, para poder entender su funcionamiento.
  10. Al momento de aprender a utilizar la brújula, saliendo de casa a un destino; no te alejes tanto y no descuides tus alrededores. Es importante que te concentres en los datos que arrojará el instrumento, pero, debes estar atento cuando cruces calles o los objetos que están en medio.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.