Son dolorosas y difíciles de curar. Se forman sobre la piel, principalmente de los pies, y producen gran molestia. Hablamos de las ampollas. Algunas veces aparecen por llevar mucho tiempo el mismo zapato, por que éste es cerrado o porque el pie empieza a sudar. También salen a raíz de quemaduras cuando, por ejemplo, salta el aceite mientras estás cocinando y también por la fricción de tu dermis con otra superficie.

Pero, ¿qué es una ampolla? Es una lesión elevada por encima de la piel que produce el cuerpo y en cuyo interior hay un líquido, el linfático, y se produce hacia el exterior para proteger los tejidos internos. Para que la ampolla se produzca primero tiene que haber una rozadura, si ésta no se cura bien al poco tiempo sale la ampolla, que si no se trata, forma una herida abierta, ya que la ampolla se explota de mala forma y acaba formando una costra en la piel muy dolorosa.

Lo único que no debes hacer cuando te ha salido la ampolla es arrancarla, pues estarás dañando la piel y provocarás que se te abra la herida, lo que hará que sea más difícil que se te cure.

Existen remedios caseros pero también soluciones de farmacia. Lo mejor es que elijas con el que más cómodo vayas a estar y que mejor se adapte a tu piel.

Instrucciones para evitar las ampollas

  1. El principal problema de las ampollas es el tipo de zapato. Ten en cuenta que dependiendo de la época del año nos perjudicara más un zapato que otro. Si estamos en verano y llevamos un zapato cerrado es muy probable que nos salgan porque el pie no puede transpirar. Además, si se forma ampolla y repetimos zapatos lo mas seguro es que el pie se ponga en carne viva. Otro problema es que el zapato nos haga daño, en ese caso deberemos evitar ponernos el zapato de nuevo y es que, si la ampolla se produce repetidas veces, al final creará un callo en el pie. Y si has llevado el mismo calzado durante mucho tiempo, aunque sea un zapato cómodo, es probable que te salga una ampolla.
  2. Polvos de talco. Si tienes algunos de estos problemas, antes de ponerte el zapato échate en los pies polvos de talco. Si la ampolla surge por falta de transpiración los polvos absorberán el sudor, del mismo modo que si es porque te rozan, ya que los polvos harán que la fricción con el zapato sea menor. Usa los polvos también en el zapato para que haga mayor efecto.
  3. Antes de ponerte el zapato puedes cubrirte la zona con gasas o algodones para que la tela del zapato no te roce en la piel. Coge la gasa y ponla donde creas que puede rozar y sujétala con esparadrapo. Lo que también puedes hacer es, en lugar de a tu piel, pegarle la gasa al zapato. De este modo te durara más tiempo.
  4. Si ya sabes que te van a producir ampolla o ya la tienes, lo mejor que puedes hacer es probar productos de farmacia para curarlo. La marca Compeed tiene mucha variedad y muy buena.Cómo evitar las ampollas
  5. Si las ampollas están saliendo porque llevas los zapatos sin calcetines, póntelos. Es mas probable que salga herida cuando hay contacto directo con la piel que si hay una tela de por medio. Y si te salen con ellos es porque no estás usando el adecuado, busca la solución.
  6. Tanto si la ampolla es en los pies o en cualquier parte del cuerpo, ponte hielo. Esto calmará el dolor. Pero nunca pongas el hielo en contacto directo con la piel, pues puedes abrasarla. Mete el hielo en una bolsa, o envuélvelo en una toalla y después aplícalo sobre la zona dañada.
  7. Agua con sal. Cuando la ampolla ya ha salido, además de echarle hielo, lo que puedes hacer para calmar el dolor es meter la piel con la ampolla en agua con sal. Va a escocer bastante, pero la sal cura y cierra la herida que se te ha abierto.
  8. Piedra pómez. Si ya te ha salido la ampolla varias veces en el mismo sitio, es probable que esa zona de la piel esté más dura, coge una lima o una piedra pómez y pásala por la piel, así suavizaras la zona y tardara más tiempo envolver a aparecer. Eso si, hazlo con cuidado, pues esa dermis está muy delicada.

Consejos para evitar las ampollas

  • Crema. Para evitar el roce que pueden formar unos zapatos nuevos, échales un poco de crema. Así reblandeces el tejido.
  • Explota. Si tienes la ampolla, para que no te siga molestando lo que puedes hacer es explotarla. Coge una aguja y desinféctala pasándole la llama del mechero. Después pincha la ampolla, pues solo es un trozo de piel externa. No te dolerá y conseguirás que no siga aumentando su tamaño.
  • Tiritas. Cuando estrenes un zapato o lleves uno que sepas que te va a producir ampolla, métete en el bolsillo un par de tiritas. Puedes ponerlas antes para prevenir o usarlas cuando empieces a notar el roce.

¿Que necesitas para evitar las ampollas?

  • Tiritas
  • Polvos de talco
  • Agua y sal
  • Hielo
  • Calcetines
  • Aguja
  • Alcohol
¿Te ha gustado?