Salir de viaje con nuestro perro es una buena experiencia para ambos. Pero ten en cuenta que también conlleva una serie de normas y responsabilidades. Lo primero visitar al veterinario  e ir con la cartilla del animal actualizada por si nos lo piden las autoridades. En caso de viajar en medios de transporte público como avión o tren, suele ser habitual. De este modo, se intenta impedir que una mascota infectada por alguna enfermedad contagie al resto.

Pero también necesitarás preparar otra serie de elementos con los que te vamos a ayudar. Por ejemplo, tanto si vas en vehículo privado como público, necesitarás un trasportín para llevar a tu perro. En el caso de los automóviles, hay quien opta por llevar un remolque donde viaja la mascota. En este caso con la bebida y un suelo absorbente sería más que suficiente. Así como parar de vez en cuando para que el perro pueda estirarse. Sin embargo, si viajamos en avión o en tren donde los trayectos suelen ser más largos debemos preparar el trasportín y aquí te enseñamos cómo has de prepararlo, así como otros trucos y consejos para que viajar con perros te sea más fácil.

¿Que necesitas para viajar con perros?

  • Suelo absorbente (puedes encontrarlo en tu clínica veterinaria, en grandes superficies o supermercados).
  • Bebedero
  • Bridas.
  • Tijeras.
  • Embudo.
  • Pegatinas en blanco.
  • Bolígrafo.
  • Pegatinas.

Instrucciones para viajar con perros

  1. Preparando el trasportín. Necesitamos una base absorbente por lo que abriremos el trasportín e introduciremos esa especie de pañal liso, que absorberá las necesidades fisiológicas de nuestro perro.
  2. Encima de este suelo pondremos alguna toalla o prenda nuestra para que el perro no se sienta en un lugar extraño.
  3. Se aconseja darle de comer después del viaje. Durante el viaje y antes del viaje no se recomienda porque pueden producir  vómitos del animal. Intenta que el animal no coma por lo menos durante las cinco horas previas al viaje. Y a poder ser dale un paseo que ande durante una hora u hora y media. Date cuenta que luego va a estar quieto durante mucho tiempo.
  4. Así como comida hemos dicho que mejor no. Sí es importante en el caso de la bebida. El perro ha de beber agua durante el trayecto, porque necesita hidratarse también cuando viaja. Por ello, en la puerta del trasportín pondremos un bebedero para el agua. Es importante que la mascota esté hidratada. El tamaño del bebedero dependerá del tamaño que tenga el animal. Para atar el bebedero a la puerta el recipiente deberá tener dos agujeros que nos permitan pasar una brida para poder atar el bebedero a la reja de la puerta del trasportín.
    Cómo viajar con perros
  5. Es importante también poner un embudo en la parte exterior cuya boca esté hacia fuera. Así alguien de fuera podrá darle de beber si el animal necesitara agua. Al igual que el bebedero amárralo a la reja con una brida.
  6. Con otra brida lo que haremos es atar una botella de agua para que se le pueda echar al bebedero en caso de que el perro se haya bebido toda la que se le ha echado con anterioridad.
  7. No olvides poner una pegatina en el trasportín donde se indique el nombre de la mascota y un número de teléfono de contacto. Es más aconsejable poner el número de teléfono móvil porque, por lo general, cuando salimos de casa siempre lo llevamos encima, y más en un viaje. Así que procura cargar la batería del teléfono móvil y recuerda meterlo en un sitio que vaya a estar cercano a ti.
  8. Por otro lado, la normativa internacional obliga a poner las pegatinas en las que se indique la posición que ha de estar el trasportín. Si no tienes no pasa nada. Toma una pegatina en blanco y dibuja dos flechas hacia arriba con un rotulador negro permanente. Repite esta la operación con otra pegatina. A continuación  pégalas una en cada costado del trasportín. Aunque también te lo pueden facilitar en el propio aeropuerto. Pero te aconsejamos que hagas unas caseras o vayas a una tienda de animales a comprarlas y llevarlas ya puestas desde casa porque es habitual olvidarse cuando tenemos un montón de cosas que llevar más (maletas, billetes, documentación…).
  9. Por lo general,  a la hora de cerrar el trasportín, se suele atar la puerta  en el costado. Es más recomendable que se pongan dos bridas en la parte de arriba y en la parte de abajo, también otras dos bridas. De esta forma, nos aseguramos de que nadie pueda abrir la puerta al perro. Asimismo, por normativa se obliga a que en los costados del trasportín se pongan bridas  que impidan que éste se abra a la mitad.
    Cómo viajar con perros
  10. Adiestrar el perro para que entre en el trasportín. Ahora que ya sabes cómo viajar con tu perro en un trasportín es necesario que tu mascota también sepa cómo viajar en él. Para ello deberás educarle para que acepte entrar en él. Necesita sentirlo como suyo para que esté tranquilo durante el desplazamiento, tenga la duración que sea. Y para que esto suceda el animal necesita un tiempo de adaptación y que tú lo trabajes con él.
    • Para esta tarea lo primero que has de hacer es quitar la puerta del trasportín para que el perro entre y salga cuando le apetezca.  También quita la parte de arriba y solo deja la parte de abajo.  El objetivo es que se vaya acostumbrando a estar en él.
    • Busca una manta o una camiseta sin lavar para que esté lo más cómodo posible y que luego será la misma que usaremos cuando viajemos con el perro. Así, será algo conocido para él y asumirá que es suyo.
    • Pondremos esa parte baja del trasportín dentro de la casa, cerca de nosotros y en invierno en un lugar donde haga un poco de calor.
    • Para comenzar podemos jugar con el perro para que empiece a entrar en el trasportín. Podemos jugar con una pelota tirándosela dentro y luego fuera. Lo principal es que vaya entrando poco a poco y se sienta cómodo.  Y cuando lo hace bien dale un premio. Esta fase dura muchos días antes de que podamos ponerle el techo.
    • Una vez que vemos que está cómodo podemos pasar a cerrar el trasportín por arriba. En esta etapa el objetivo es que el perro empiece a estar dentro completamente. Siempre hazlo como si fuera un juego para que le llegue a gustar.
    • La última fase sería añadir la puerta, justo lo que es lo más complicado.  Cuando vayas a poner la puerta el perro ha de estar fuera para que éste no se asuste.  Monta bien ya el trasportín con  todas las partes bien encajadas.  Y ya solo le premiaríamos cuando entra.  Otra forma de hacer que el perro quiera entrar dentro es colocar sus juguetes favoritos en el interior. Así el propio can pedirá entrar dentro para coger sus preciadas cosas. En cuanto veas que tiene ganas de entrar, ábrele la puerta.  Después déjale salir, pero de nuevo realiza el mismo juego de meter sus juguetes dentro. Ahora ya no somos nosotros quien le obliga a entrar en el trasportín, si no que es él quien lo pide.
    • Cuando veas que ya va entrando con más facilidad, comienza a dejarle un ratito dentro y ábrele la puerta.  Repite esta acción varias veces alargando el período de tiempo en que le dejas dentro. En este momento ya en vez de juguetes ve premiándole con comida.  Ponle varios premios y déjale comer con la puerta cerrada. Así poco a poco vamos añadiendo tiempo en el trasportín y que nuestra mascota se sienta más cómoda en él.
      Cómo viajar con perros

Consejos para viajar con perros

  • Ten en cuenta que los bebederos normales son muy pequeños para un viaje muy largo. Para que no tengas que comprar, puedes usar un tupperware de los que tienes en casa.  Si el perro tiene un tamaño grande se puede incluso poner un balde pequeño de esos en los que se suelen poner las pinzas de la ropa. En uno de los laterales en la parte de arriba haz dos agujeros con unas tijeras para poder atar las bridas que lo sujeten a la reja.
  • Cuando ates el bebedero a la puerta recuerda cortar las puntas de las bridas. De esta forma, evitaremos que el perro se haga daño con las bridas y se cause posibles heridas. Aún así quedarán las puntas donde hemos hecho el corte. Es por eso que hay que dejar siempre la parte cortante hacia fuera.
  • Con el embudo lo que evitamos es que alguien durante el viaje tenga que abrir la puerta para darle agua.  Esto suele suceder en vuelos con escala, los encargados del aeropuerto suelen dar de beber a los animales que van en la bodega y, así les facilitamos la tarea. Ten en cuenta que si el operario tiene que abrir la puerta,  el animal podría escaparse debido a que está nervioso por el viaje y porque normalmente a los perros no les gusta estar mucho tiempo en el trasportín ya que suele indicar dos cosas o que van al veterinario o que van de viaje. Ambas opciones no suelen ser  del agrado de la mascota.
  • Aconsejamos poner las flechas de posición no solo para aviones, sino también para cualquier tipo de transporte público. Pero es obligatorio en vuelos internacionales que haya un comedero dentro del trasportín, aunque no haya comida.
  • Asegúrate de leer las normativas de transporte si vas al extranjero, ya que en cada país cambian las normativas.
  • Visita nuestra categoría dedicada a los viajes donde seguro encuentras más artículos interesantes como este.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.