Hoy puedes aprender cómo jugar a las damas, un sencillo y dinámico juego de mesa para dos contrincantes. El mismo es originario de España y de Francia pero se encuentra ampliamente difundido por todo el mundo por múltiples versiones. El juego consiste en mover las piezas en diagonal a través de los cuadros negros o blancos de un tablero de 64 o 100 cuadros con la intención de capturar o comer las piezas del jugador contrario saltando por encima de ellas. Es muy entretenido y fácil de aprender a jugar.

El tablero debe ser superficie plana y no brillante. Las piezas, llamadas peones, podrán ser de madera, plástico, hueso o marfil, 12 por cada bando. El rojo y el negro o rojo y blanco son los colores de damas más comunes. Otros pares populares son el negro y el blanco. Cuando las fichas son negras y blancas siempre comienza a jugar el color blanco y cuando son blancas y rojas siempre comenzará el color rojo.

Es un juego de estrategias por lo que uno debe aprender a conocer las trampas (las propias y las del contrario) intentando avanzar tiradas mentalmente. Es preciso planear con tiempo para, por ejemplo, forzar al oponente a caer en una casilla en la que será devorado por el jugador con un ataque de captura múltiple. Un intercambio en el que el jugador se lleva más piezas que el antagonista se llama, en inglés, “shot“.

Instrucciones para jugar a las damas

  1. Cada jugador tendrá 12 piezas llamadas peones, que dispondrá en las casillas negras de las tres líneas próximas a nosotros. El objetivo del juego de damas es capturar las fichas del oponente o acorralarlas para que los únicos movimientos que puedan realizar sean los que lleven a su captura. (Excepto las damas rusas la variante poddavki que gana quién se queda sin fichas o tiene bloqueadas las que tiene).tablero-01
  2. Los 12 peones blancos las colocamos sobre las casillas 1 a 12 del tablero y los 12 negros sobres las casillas 21 a 32.juego1
  3. Debemos lanzar una moneda para decidir quién jugará con las rojas y quién con las negras. Quien gane elegirá. El jugador rojo hará el primer movimiento.1
  4. Se juega por turnos alternos, comienza jugando el que tenga las fichas blancas o las rojas, las piezas las debemos mover siempre hacia adelante y en diagonal a la izquierda o a la derecha a la casilla libre adyacentes.220px-Lasca_(posición_1)
  5. Se pueden comer varias piezas de forma encadenada en un solo movimiento, esto puede hacer que si al comer una pieza podemos comer otra, no hay límite mientras el movimiento haya sido hacia adelante y justo después de la pieza comida haya una casilla libre a la que podamos saltar.
  6. Si se puede, por obligación hay que comer, si en un turno el jugador mueve una pieza en lugar de comer con otra, el contrario en su turno le soplara la pieza, es decir que se la quitara del tablero y continuara jugando.
  7. Si un peón llega al otro extremo del tablero, en territorio enemigo se transformara en una dama, la cual se representara colocando otra pieza igual encima de la misma. La dama o reina se mueve y come igual que los peones, siempre en diagonal, pero hacia adelante o hacia atrás, y puede moverse tantas casillas como quiera, siempre y cuando las mismas estén libres.220px-Lasca_(posición_5)
  8. La dama puede comer cualquier peón solitario que se encuentre en su misma diagonal, pero a varias casillas de distancia, este movimiento se puede hacer encadenadamente.
  9. Una partida de damas finaliza cuando estamos en una de estas situaciones:
  10. La primera puede ser que pierde quien se queda sin piezas sobre el tablero.
  11. Si cuando llega el turno de un jugador no puede mover, puesto que todas las piezas que le restan en juego están bloqueadas, ante esto se distinguen tres reglas dependiendo el estilo practicado:
  1. Tablas
  2.  Pierde a quien le corresponde el próximo movimiento
  3. Gana quien más piezas tenga, a igual número de piezas gana quién más reinas tenga, y si en esto también se empata la partida termina en tablas.
  4. El jugador que tenga muy pocas piezas puede abandonar el juego.
  5. La partida también puede terminar en tablas si ambos jugadores quedan con un número igual y muy reducido de piezas, tal que por muchos movimientos que se hagan no se resolvería la partida. La reina siempre tiene prioridad para comer antes que cualquiera otra ficha. También la dama solo se mueve un cuadro tras cada captura.
  6. Si en algún momento ningún jugador puede mover sus piezas, por que las del contrario les bloquean los movimientos, se declararan tablas en la partida, es decir, un empate.
  7. En competición, exceda el tiempo previsto sin realizar el número de jugadas acordadas.
  8. Límite de movimientos:
  9. Forzosa (3 damas con diagonal principal contra una dama): Máximo de 12 jugadas (24 movimientos) incluyendo el movimiento de captura final.
  10. Saque de peón (2 Damas con d.p. y un peón en la casilla 2, contra una dama y peón en casilla 9; al contrario para las negras): Máximo de 32 jugadas (64 movimientos) hasta lograr ganar el juego, convertir en dama el peón o capturar el peón contrario.

¿Que necesitas para jugar a las damas?

  • Una mesa
  • Otra persona con la cual podamos jugar
  • Un tablero de ajedrez
  • Y piezas de damas blancas y negras o negras y rojas.
  • Concentración

Consejos para jugar a las damas

  • Si una de nuestras damas está en posición para saltar, debemos saltar,  la alternativa es que perdamos el juego.
  • Si más de una de nuestras damas está en posición para saltar, puedes elegir cuál lo hará.
  • A mitad de la partida es recomendable plantearnos el avance del propio ejército, con la previsión de que el enemigo intentará realizar lo mismo con el suyo. Antes de sumergirnos en esta segunda fase es bueno tomarse un momento para analizar la situación del tablero y tratar de descubrir el plan de ataque del enemigo. En esta etapa es el momento de luchar por la coronación de las damas.
  • Es muy importante que mantengamos tantas fichas como el adversario sobre el tablero. La falta de una sola ficha puede convertirse en una desventaja infranqueable. Conforme las fichas van menguando es preferible conservarlas concentradas y no dispersas.
  • No tenemos que descuidar la última fila propia; si una ficha adversaria llega hasta ella, será coronada reina. Para evitarlo es preferible que mantengamos ocupadas sus casillas por las propias fichas el mayor tiempo posible. Este “puente” bloquea el avance enemigo.
  • Es preferible que guardemos las propias damas y movernos hacia el centro del tablero, que es donde tienen mayor movilidad.
  • Desplazar de inmediato las fichas hacia los extremos del tablero las limita, ya que desde allí sólo podrán moverse en una dirección.
  • Mejor que adoptar criterios de posicionamiento es que bloqueemos el avance del oponente y atraerlo hacia pequeñas trampas.
¿Te ha gustado?
37 usuarios han opinado y a un 83,78% le ha gustado.