Abrir un candado es lo más fácil del mundo, hasta que pierdes la llave. Esto es algo que le puede pasar a todo el mundo. Y es una de las cosas más frustrantes que nos pueden ocurrir. Si has llegado a este artículo es que te ha pasado esto. Que has perdido la llave de tu candado y necesitas abrirlo. Antes de pasar a explicar las formas de abrir un candado cuando no tenemos la llave te dejaremos un consejo:

Cuando compres un candado, asegúrate de que tenga dos juegos de llaves. Guarda uno de los juegos en un lugar dónde sepas que no se te va a perder. O, si lo prefieres, dale el juego de llaves a algún amigo o familiar. De esta forma te asegurarás de que siempre vas a tener una forma de abrirlo. En caso de perder la llave principal.

Pero esto solo podemos utilizarlo como recomendación futura. Si ya nos hemos vistos envueltos en la situación de tener que abrir un candado sin llave, esto ahora no nos sirve. Lo cierto es que existen varios tipos de candados, cada uno con su cerradura distinta.

Lo primero que se nos puede ocurrir para abrir candados es romper la cerradura. Pero ésto no suele funcionar. No con fuerza bruta. Quizás, si te pasas un buen rato machacando la cerradura con algún objeto pesado, puedas conseguir abrirlo. Pero habrás roto el candado. Otra de las primeras opciones suele ser llamar a un cerrajero. Pero esto solo suele ocurrir cuando las llaves que se han perdido eran de un candado que mantenía cerrada una puerta. Obviamente, el señor cerrajero nos solucionará el problema lo más rápido posible. Pero el inconveniente de este método es el precio que tendrás que pagar para abrirlo.

Otra solución sería comprar unas cizallas y romper fácilmente el candado. Aunque esta solución tampoco se salva. Las cizallas tampoco son baratas y, además, seguirás teniendo un candado roto cuando acabes. Aunque, a veces, no nos quedará más remedio que resignarnos a perder el candado.

Entonces, ¿qué podemos hacer? A continuación te contamos algunos trucos con los que podrás abrir fácilmente un candado que no tiene llave:

¿Cómo abrir un candado?

Instrucciones para abrir un candado

  1. La primera opción para abrir un candado conlleva romperlo. Este método lo puedes utilizar cuando sea urgente abrir el candado o cuando no te importe perderlo. Se trata de utilizar dos llaves inglesas para abrir el candado. Lo bueno de esto es que las llaves inglesas son fáciles de encontrar. Probablemente tengas algunas en tu casa, en alguna caja de herramientas. Coge dos y vamos a abrir ese candado. Para hacerlo, debes colocar una parte de cada llave inglesa en cada barra del candado. De forma que puedas hacer palanca con las dos llaves inglesas. Cuando las tengamos colocadas, apretaremos los extremos de las llaves hacia dentro. Podrás ver cómo, en cuestión de segundos, el candado se abrirá.

    Imagen de: http://www.divierteme.com/

    Imagen de: http://www.divierteme.com/

  2.  Para la segunda forma de abrir un candado vamos a necesitar aluminio. Por ejemplo, lo podemos coger de una lata cualquiera de refresco. Necesitaremos unas tijeras que puedan cortar bien. Unas tijeras grandes de cocina nos servirán para cortar la lata. Lo primero que tenemos que cortar es la parte de arriba de la lata, dónde se encuentra la apertura. Para cortarlo, cogemos las tijeras y, en posición vertical, hacemos un pequeño agujero en el borde de la lata. Cuando tengamos hecho el agujero, metemos las tijeras y recortamos toda la circunferencia de la lata. Ahora cortamos la lata de forma vertical hasta que lleguemos abajo del todo. Cortamos ahora la base de la lata. El resultado que obtenemos con esto es, por una parte, el cuerpo de la lata. Y, por otra, la parte de arriba y la base de la lata. La parte que nos interesa a nosotros es la del medio. Nos habrá quedado un rectángulo grande de aluminio. Ahora cortamos un pequeño rectángulo de esa parte de la lata. Más o menos, de un dedo de largo y medio dedo de ancho. Ahora cortamos por la mitad ese rectángulo. Y, cuando lo tengamos, haremos la forma de un triángulo en la parte de arriba. Siendo la base del triángulo más o menos la mitad del nuevo rectángulo. Cortamos ambos lados sobrantes para que quede la forma deseada. La forma que queda se parece a un barquito velero. A continuación cogemos el aluminio y vamos a abrir el candado. La parte de arriba del triángulo la situamos hacia abajo en la parte donde se abre y cierra el candado. Y enrollamos el resto del aluminio alrededor del hierro del candado. Para abrirlo, solo tenemos que hacer un movimiento. Cuando esté bien introducido el aluminio en la ranura, apretamos hacia abajo el cierre del candado. A la vez que apretamos hacia abajo el cierre, hacemos lo mismo con el aluminio. Al tirar hacia arriba, se abrirá el candado. Este sistema lo único que hace es tapar el seguro cuando bajamos el seguro. Y, al levantarlo, lo quita. Bastante sencillo.
  3. La otra forma para abrir un candado es utilizando dos clips. Solo con el uso de dos clips. Fácil ¿no? Lo primero que tenemos que hacer es darle forma a los clips. Pero antes, tenemos que tener en cuenta que deben ser lo suficientemente finos para que quepan en la ranura del candado. Y, además, deben ser lo suficientemente largos como para que, aunque los metas en el candado, puedas seguir manejándolos bien. Uno de los clips será utilizado para mantener en tensión el cierre y el otro hará de llave. Primero vamos a desdoblar el clip que hará de llave. Para hacerlo, cogemos uno de los clips y lo desdoblamos una vez. Intentando que quede todo lo recto posible. Después, volvemos a desdoblarlo otra vez, para que sea largo y entre del todo en el candado. A continuación le toca el turno al clip que mantendrá en tensión la cerradura. Primero desdoblamos el clip del todo. Es decir, hasta que quede un alambre largo y un poco curvado. Ahora, en el extremo del alambre que esté más curvado, haremos una pequeña doblez. Lo doblamos hasta que quede un ángulo de 90º. Y debe ser de 1 centímetro de longitud esta doblez. Ahora ya tenemos nuestras herramientas y ya podemos abrir nuestro candado cerrado. Para hacerlo, cogemos el clip que hará de tensión y lo introducimos en la parte del ojo de la cerradura del candado. Esta parte de la cerradura se llama línea de corte. Cuando tengamos el clip metido, debemos hacer presión rotativa en la dirección en la que se mueve la llave para abrir el candado. Hay que practicar un poco, ya que si haces mucha presión el clip se deformará y tendrás que hacer uno nuevo. Y, si no haces la suficiente presión, el candado no se abrirá. Lo más común es que no sepas en qué dirección se abre la cerradura. Pero esto no es un problema, ya que si no se abre a la primera, solo tienes que probar en la dirección opuesta. Ahora introducimos el clip que hace de llave en el ojo del candado. Tenemos que averiguar dónde están los pasadores del candado con el clip. Para hacerlo, sube el clip hacia arriba por la parte posterior del ojo del candado. Normalmente tienen cinco pasadores. Mete las veces que sean necesarias el clip que hace de llave hasta que sepas donde están todos los pasadores. A continuación, abrimos el candado. Para hacerlo, metemos el clip que hace de llave y, cuando llegues al primer pasador, gira el clip de tensión en la dirección que abre el candado. Tienes que ir uno por uno hasta que estén todos desbloqueados. Esto, al principio, te llevará más tiempo. Pero, en cuanto tengas un poco de experiencia, cada vez lo harás más rápido. Cada vez que un pasador quede liberado lo notarás en el clip y puede que también escuches un ligero sonido. Una vez que hayas desbloqueado todos los pasadores, tu candado estará abierto.

Aquí tenéis tres formas diferentes para abrir un candado. Podéis elegir la que más os convenga y llevarla a cabo. No os desesperéis si no os sale a la primera. Se necesita paciencia y práctica para abrir candados con el método dos y tres. Pero, una vez le cojáis el truco, veréis que es realmente sencillo. Lo que a veces ocurre es que no siempre funcionan los mismos métodos para dos candados diferentes. Esto es así porque existen diferentes tipos de candado con sus cerraduras diferentes. Incluso hay algunos que se abren con contraseñas y no con llave. Prueba un método tras otro hasta que logres abrir tu candado. Si no hay tiempo suficiente para ponerse a elaborar los materiales y demás para poder abrir la cerradura y os urge obtener lo que guarda el candado, siempre podéis acabar llamando a un cerrajero. Pero os recomendamos que intentéis antes abrirlo con alguno de éstas formas, ya que os ahorraréis bastante dinero. Muchas personas han utilizado esta información para lograr abrir sus candados y obtener sus pertenencias más preciadas. Tú también puedes hacerlo.

Otros aspectos

Como vemos, tenemos posibilidades de abrir candados, ya sea rompiéndolos o no. No todo el mundo sabe que las cerraduras, también la de los candados, tienen unos dientes o pasadores. Estos, cuando están en una posición específica, abren la cerradura. Esto es lo que hace exactamente la llave cuando la introduces. Colocar los diferentes dientes en las posiciones necesarias para que se abra la cerradura.

Lo que hay que tener en cuenta es que este artículo está hecho para abrir candados en caso de que el dueño haya perdido las llaves. Lo que queremos decir es que abrir candados o cerraduras ajenas conlleva cargos criminales. Es un delito abrir la propiedad de otros. Por eso, la información que habéis leído anteriormente no debe ser utilizada para abrir candados que no sean propios.

Además, no en todas las ocasiones será posible abrir un candado sin romperlo. Si lo que le falla al candado es, por ejemplo, algún pasador, no podréis abrirlo con los clips. Si hay algo atascado o roto dentro, por mucho que entréis los clips y giréis, no llegaréis a ningún sitio. En estos casos, lo más aconsejable sería abrirlo mediante los otros métodos. Si el segundo tampoco funciona, no nos quedará más remedio que echar mano del primero y romperlo.

La primera opción suele hacerse cuando no disponemos del tiempo suficiente que hay que invertir para abrir el candado. Si estamos en una situación urgente y necesitamos abrir ya mismo el candado, es lo que hay. Por suerte, esto no suele pasar mucho. Y, si no, siempre podremos reemplazar el candado.

Esperamos que este artículo les haya sido de gran ayuda y que lo utilicen con cabeza. Este artículo no incita al hurto.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.