Acampar es una forma de turismo que lleva muchos años practicándose cada vez por más gente en todo el mundo. Tradicionalmente, la forma típica ha sido la de montar la tienda de campaña en un camping o recinto expresamente dedicado a esta actividad de ocio.

Los campings normalmente son lugares que cuentan con electricidad, retretes y duchas, tiendas, bares, iluminación… Son como hostales, pero en vez de habitaciones, tiene parcelas donde plantar la tienda de campaña, y en muchos casos también, la autocaravana.

Cómo acampar

Este ha sido un tipo de turismo familiar muy asequible para mucha gente que de esa forma ha pasado sus vacaciones en la costa, cerca de la playa y con un estilo totalmente informal. Por otro lado, está la acampada libre, ya sea en bosque, montaña o cerca de ríos y lagos.

Desde el punto de vista deportivo, es un ejercicio físico al alcance de personas de todas las edades, si la forma de llegar al punto de acampada se hace con algún medio de transporte como el coche o la moto, o incluso en autobús o tren, y después realizando alguna que otra caminata, que en absoluto tiene que ser extenuante.

A continuación te explicamos cómo acampar, para que te sea lo más divertido posible y te dediques a disfrutar del aire libre, de los paisajes y de la naturaleza.

¿Que necesitas para acampar?

  • Mochila o bolsas de transporte
  • Tienda de campaña
  • Sacos de dormir
  • Ropa adecuadamente
  • Víveres
  • Hornillo de gas
  • Sartèn, platos, vajilla
  • Botiquín
  • Linternas
  • Móvil

Cómo acampar

Instrucciones para acampar

  1. ¿Dónde acampar? Lo más extendido es montar la tienda de campaña en un cámpin habilitado para ello, ya sea de una empresa privada o gestionado por un ayuntamiento u otra entidad pública. Hay un gran número de pueblos en todo tipo de entornos naturales, ya sean montañosos, boscosos o de costa que tienen instalaciones de este tipo. Por otro lado está la acampada libre controlada, que en España está muy restringida y depende de la legislación estatal, la autonómica y de cada ayuntamiento, por lo que en muchos lugares sólo se puede acampar en zonas delimitadas para tal propósito o que están autorizadas. De todas maneras, no hay demasiadas restricciones para la acampada libre en comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Navarra, Murcia, País Vasco e Islas Baleares, siempre que no sea en la playa y siempre en grupos pequeños tanto de personas como de tiendas. De todas maneras, es importante consultar la legislación que haya en cada comunidad y cada término municipal antes de ir a acampar allí. Si vas a un camping, consulta en internet y llámalos por teléfono para averiguar qué instalaciones tienen, tanto de retretes y duchas, acceso a agua potable, si está permitido llevar mascotas, el suministro de electricidad, si hay tienda donde comprar alimentos, tal vez un bar o una piscina. Y por otro lado, está la cuestión de reservar tu plaza con tiempo y la comparación de tarifas de unos campings con otros.
  2. La tienda. La parte esencial de tu equipo de acampada es la tienda de campaña. Hay muchos tipos y modelos junto a una panoplia extensa de precios. Calibra qué es lo que vas a necesitar de acuerdo al tipo de acampada que vas a realizar, el tiempo que vas a estar acampado, dónde lo vas a hacer y el clima en el que estarás. Una buena tienda debe ser de una calidad que te proteja tanto del frío como del calor, así como de los insectos. Debería tener una ventana al menos, y tener el espacio adecuado al número de personas que van a dormir en ella y a las cosas que se deben guardar en ella. Asegúrate de que los cables o cuerdas y puntos de anclaje sean seguros y fiables. Como es obvio, deberás saber montar la tienda con anterioridad a la salida de acampada, para evitar sorpresas desagradables. Llévate las herramientas necesarias para el montaje, ya sea un martillo, etc. Te aconsejamos este artículo para elegir tiendas de campaña.
    Cómo acampar
  3. Pasar la noche. Otra pieza fundamental para salir de acampada es el equipo de dormir. Una tienda está hecha de material textil, y no abriga, evidentemente, como una habitación en un hostal. Por ello, debes tener en cuenta donde vas a acampar, a la hora de elegir el nivel de aislamiento de los sacos de dormir, las colchonetas que podáis llevar -si son hinchables, no olvides una bomba para inflarla-, mantas en su caso, algún cojín y las bolsas en que transportarás todo esto.
  4. Equipo de cocina. Una vez que tienes el equipamiento de la tienda y de la noche, el otro equipo que tienes que seleccionar es el de los víveres y su preparación. Recuerda que todo lo que lleves aporta peso. ¿Cómo vas a transportar todo? ¿En una mochila en la espalda? No es lo mismo si cargas todo al hombro que si vas en coche, pues este te permitirá acarrear más cosas. Para comer, lo básico es un hornillo de gas, con las bombonas de butano que crees que necesitarás, algo de vajilla como alguna sartén, un cazo, platos, vasos y cubiertos, sobre todo cuchillos. La comida es mejor que sea en conserva, o en salazón o similar, para que no se estropee, o que te pueda durar varios días, como algunas verduras y hortalizas. No olvides algo de aceite y sal, y es importante llevar agua embotellada, si no estás seguro de conseguir agua potable. También será muy útil una mesa plegable y algunas sillas plegables ligeras. También necesitarás jabón o detergente para lavar los platos en un cubo o un barreño, o si te es posible, en un lavadero, pues es importante que no dejes vajilla con restos de comida que atraerán a los insectos a tu tienda. Y no olvides abrelatas y abrebotellas, servilletas y papel higiénico.
  5. La seguridad. Una vez montada la tienda, y preparada la comida, puedes disfrutar dando un paseo por el entorno, ya sea que hayas acampado en un bosque o en un camping. La idea es estar en contacto con la naturaleza, hacer ejercicio sano y relajarse. Sin embargo, para que todo vaya bien y acabe bien, es imprescindible tener en cuenta varias normas y preparativos de seguridad: un botiquín de primeros auxilios, con todo lo necesario para posibles heridas y percances y algún repelente de insectos, etc., varias linternas y sus pilas correspondientes, sandalias de goma para ir a las duchas u otras superficies donde pueda haber bacterias, hongos o riesgo de cortes, el móvil y una batería aparte cargada. Y sobre todo, no encender fuego, ya sea con el hornillo o con ramas y otros materiales, a menos que tengas la absoluta seguridad de que está permitido en en la zona donde has acampado.

Consejos para acampar

  • Si vas de acampada con niños, planifica de antemano las actividades que vas a practicar con ellos, ya sea en un entorno natural o en un camping, donde puede haber parques acuáticos o piscinas o playas.
  • Si llevas mascotas, procura que tengan su propio sitio para dormir y que no molesten a otros posibles compañeros de camping, o si es en campo abierto, mantenlos cerca de ti y controlados para que no se pierdan o asusten.
  • Leer este artículo que te explica Cómo Encontrar Zonas de Acampada Libres
  • La seguridad es básica. No enciendas ningún fuego a menos que sepas a ciencia cierta de que no se corre riesgo, y no lo hagas si el clima es seco o hay vegetación incluso en un amplio círculo alrededor de tu tienda, porque los incendios comienzan con la mínima chispa.

Cómo acampar

¿Te ha gustado?